Aguirre: hay "partidas maravillosas" donde recortar

  • La presidenta de la Comunidad de Madrid,en una entrevista en la radio, arremete contra los sindicatos y defiende la política económica de Rajoy.
  • Dice que está encontrando "partidas maravillosas" de donde recortar.
  • Critica el Estado de las autonomías porque "es insostenible" en tiempo de crisis.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.
Comunidad  de Madrid

"Los sindicatos caerán como el Muro de Berlín", ha dicho Esperanza Aguirre ante los  micrófonos de la Cadena Ser. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha vuelto ha arremeter contra los sindicatos un día después de las celebraciones del Día del Trabajo porque, a su juicio, "están muy anticuados y tienen que cambiar".

Aguirre, que este miércoles presidirá los actos del 2 de mayo, festivo en la Comunidad de Madrid, ha advertido a los sindicatos que este miércoles van a entregarle una carta de queja, que pasen su escrito por el Registro porque ella no está hoy "para leer cartas".

La presidenta madrileña ha comentado que "no le gustan las algaradas" ni las acciones que proyectan una imagen al exterior "a la griega" y ha aprovechado para decir con ironía que en las marchas sindicales "ya no salen ni los liberados" y que los que se manifestaron el martes no conseguirían "ni un concejal en Madrid". "Para salir concejal en Madrid hay que llenar el Bernabéu tres veces con gente distinta", ha argumentado.

"Es como los pirómanos que protestan cuando llegan los bomberos", ha dicho sobre las manifestaciones.

Aguirre ha aprovechado su intervención para defender la política de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy- "la tendríamos que haber hecho hace mucho, aunque la medicina se puede dar más de golpe que en pequeñas dosis"- y ha manifestado que "esto que llaman los mercados, encarnación de todos los males, son los que tienen que dar el dinero para pagar los 29 millones de euros de intereses que ha dejado de deuda el anterior gobierno" y "si esos mercados tan malísimos no nos prestaran no podríamos pagar".

Críticas al Estado autonómico

Aguirre también ha vuelto a criticar el Estado autonómico porque es económicamente insostenible en tiempos de crisis, aunque reconoce que han hecho "inversiones muy importantes".

"Todos saben que hay que reflexionar sobre el Estado autonómico", ha dicho la presidenta, que insiste en que "aunque ningún político me haya apoyado, todos saben que hay que hacerlo".

"Partidas maravillosas" para ahorrar

La presidenta ha revelado que ha puesto "una reunión todos los viernes a las ocho y cuarto de la mañana para ver de dónde se puede recortar" y está encontrando "unas partidas maravillosas" de donde ahorrar dinero.

"Ya les contaré", ha dicho tras afirmar que "claro que queda por recortar" todavía.

Por ejemplo, aunque ha asegurado que no le gustaría llegar a cerrar hospitales, como en Baleares, en Madrid se han abierto 12 hospitales nuevos, "todos con habitaciones individuales y a lo mejor se podrían poner dos camas".

Otros ejemplos: "¿Por qué hay que pagar los máster (universitarios) de las personas adineradas?" si la Constitución solo dice que la educación básica debe ser gratuita "y los máster no son básicos" o "¿Por qué hay que pagar las medicinas de los ricos?".

"Salvo la sanidad y la parte de la educación que es básica hay muchísimas cosas que se pueden recortar", ha repetido Aguirre, que ha opinado además que "dar más del 50 % de sus costes a una ONG no puede ser" y ella personalmente lo va cambiar.

Preguntada por Telemadrid, después de que haya dicho que las televisiones autonómicas son un gasto que no se pueden permitir las comunidades, ha señalado que "claro que habrá algunos interesados" en entrar en la gestión o en el capital la emisora.

Aguirre ha dicho que prefiere que las presidenciales francesas las gane el candidato conservador, Nicolás Sarkozy, aunque "como presidente no ha llegado a hacer las reformas en profundidad que se comprometió a hacer, desde luego la educativa y la económica".

Por otra parte, la presidenta madrileña ha dicho que pone la mano en el fuego tanto por los responsables del PP de Madrid en 2002 y 2003, cuando supuestamente se habrían aceptado fondos de la trama Gürtel, como por su vicepresidente, Ignacio González, pero que "no le temblaría el pulso" en cesarle si le contara o se pusiera de manifiesto que hubiera hecho "ya no delictivo, sino incorrecto". "Es que yo he tenido que cesar por desgracia a mucha gente", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento