Zidane
Zidane, justo después de dar el cabezazo a Materazzi. (Reuters) Peter Schols
Marco Materazzi ha hablado. El defensa italiano, que provocó la expulsión del francés Zinedine Zidane en la final del Mundial de Alemania 2006 que terminó con el triunfo italiano en los penaltis, ha desmentido haber llamado "terrorista" a Zidane.

"No es verdad, no le he llamado terrorista. Soy ignorante y no sé ni siquiera que quiere decir terrorista o islámico", dijo Materazzi, apenas aterrizado el avión que ha transportado a los "azzurri" desde Alemania a Roma.

El italiano no quiso hacer el domingo ningún tipo de declaración y salió del vestuario al son de la canción de Italia'90, "Una noche mágica" (tema muy popular en Italia) a todo volumen. Llevaba su aparato de música en una bolsa y así evitó responder a a los periodistas sobre el incidente.

Y aunque se ha pronunciado el defensa, no se ha aclarado la polémica. Las redacciones de muchos países especulan sobre la trifulca verbal previa, la que derivó en el cabezazo que le costó su expulsión (en muchos vídeos de la red queda clara su desmedida respuesta).

Su agente habló

Se ha hablado mucho sobre el tipo de insulto que, supuestamente, le dijo Materazzi: algo relacionado con su origen argelino en términos racistas, sobre un supuesto dopaje cuando estaba en las filas de la Juventus o, simplemente, cualquier despropósito contra su familia. Esta última es la que está tomando más fuerza.

Lo único "oficial" se ha leído en la BBC, unas declaraciones del agente de Zidane que asegura que fueron unas "duras declaraciones" del jugador italiano las que provocaron la reacción del francés. Pero el jugador, no quiso comentarle lo que le dijo.

Siguen las especulaciones

Por ejemplo, en Radio 10 de Argentina aseguran que, tras leer los labios, Materazzi le pudo decir "argelino de mierda".

Con el mismo sistema, la cadena de televisión brasileña Globo asegura que el italiano llamó "prostituta" a la hermana de Zidane. En el programa "Fantástico" aseguran que la agresión de Zidane vino precedida por un agarrón y que insultó en dos ocasiones a la hermana del futbolista galo.

Pero de momento, no hay nada claro ni los medios, como vemos, se ponen de acuerdo.

Algunos esperan que expertos en los labios vean las imágenes e intenten dar una respuesta

Ni siquiera el seleccionador galo, Raymond Domenech, lo sabía.

Tal y como dijo en rueda de prensa el día de la final: "Ignoro qué le dijo Materazzi a Zidane. Lo cierto es que Pirlo no fue el mejor jugador del partido, lo fue Materazzi".

"No hablo con mis jugadores de lo que pasa en el campo. No lo sé. Seguramente el italiano dijo algo y reaccionó. Pero está claro que Materazzi, grande como es, se tiró para simular", apuntó Domenech.

Quizá nunca lo sabremos con exactitud, pero en estos días asediarán a Zidane con la pregunta.

Era la segunda expulsión de Zidane por un cabezazo

El primero lo cometió hace seis años en un partido de la Liga de Campeones contra el Hamburgo cuando militaba en las filas de la Juventus.

Un golpe con la testa al alemán Jochen Kientz le costó entonces cinco partidos de suspensión.

Sucedió el 24 de octubre del 2000. Corría el minuto 29 del partido en el estadio Dell Alpi turinés cuando Zidane quiso tomarse la justicia por su mano y propinó un cabezazo a Kientz. El árbitro, el escocés Stuart Dougal, no dudó un solo instante en mandarle a los vestuarios.

La combatividad me llevó a una reacción instintiva

Zidane perdió por ese cabezazo el "Balón de Oro" al mejor jugador europeo, otorgado en diciembre de 2000 al portugués Luis Figo, ya en el Real Madrid.

El galo, poco después, pidió perdón a la afición juventina.

"Siento mucho lo sucedido... Lamentablemente, la combatividad me llevó a una reacción instintiva, dictada por el nerviosismo del momento".

Encuesta

¿Es justo que Zidane sea galardonado como el mejor jugador del Mundial por la FIFA?

59,66 % (4609 votos)
No
40,34 % (3116 votos)