Campaña uso del casco.
Cartel de la campaña de la DGT sobre la conciencación del uso del casco. (DGT) DGT
La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha hoy, una campaña divulgativa sobre el uso del casco con el eslogan "No podemos ponernos el casco por ti ".

La campaña, que se extenderá hasta el 23 de julio, también tendrá un carácter de vigilancia y control intensivo del cumplimiento de la obligación de uso del casco; con el objetivo de realizar, al menos, 50.000 controles de los conductores y pasajeros de motocicletas y ciclomotores.

La DGT ha hecho coincidir la realización de esta campaña con el verano, época en la que más se utilizan las motos, con el fin de concienciar de los riesgos que conlleva la conducción de este tipo de vehículos.

Además, esta institución ha invitado a colaborar en la campaña a los servicios de tráfico de las comunidades autónomas de Catalunya y el País Vasco, que tienen transferidas las competencias en materia de tráfico, a los Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes y a las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

La DGT considera que esta campaña requiere en mayor medida la colaboración de las autoridades municipales, ya que, según indica, en el ámbito urbano está menos extendido el uso del casco todo por los usuarios de ciclomotores.

No vale cualquier casco

El artículo 118.1 del Reglamento General de Circulación fija que los conductores y pasajeros de motocicletas y ciclomotores deberán utilizar adecuadamente cascos de protección homologados, cuando circulen por vías urbanas e interurbanas.

El incumplimiento de esta norma está sancionado con multa de hasta 300 euros, como corresponde a una infracción tipificada como grave, y además los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico podrán inmovilizar el vehículo, moto o ciclomotor, al considerarse un grave riesgo para las personas conducir sin casco.

La obligatoriedad de utilización del casco ha reducido el 25% la mortalidad en zona urbana, sin embargo, su uso sigue sin estar generalizado ya que, según los datos de la DGT, el año pasado murieron 455 motoristas en accidentes de las que una cuarta parte no lo usaba.