El primer encierro deja un balance de siete heridos, dos de ellos graves

Las claves:
  • Un estadounidense ingresa parapléjico.
  • Toros de la ganadería Domecq.
  • Duró unos tres minutos.
  • Vídeo del primer encierro
Un mozo recibe un puntazo en el primer encierro (Efe).
Un mozo recibe un puntazo en el primer encierro (Efe).

Un corredor resultó herido por asta en el primer encierro de los Sanfermines 2006, tras el que otros seis tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios de Pamplona, dos de ellos en estado grave.

Además, una sexta persona quedó ingresada en la UCI al sufrir una paraplejia durante la suelta de las vaquillas.

Nos estamos refiriendo a R.D., un estadounidense de 31 años, que fue conducido al Hospital de Navarra.

El joven podría haber recibido un golpe durante las vaquillas que se sueltan en la plaza de toros al terminar el encierro y fue ingresado en la UCI con paraplejia.

En el mismo centro están ingresados en estado grave:

  • Ramón Garayoa, de 46 años, natural de Pamplona, por contusión torácica y traumatismo severo con pérdida de consciencia, además de herida en cuero cabelludo.
  • Pedro Delgado Muñoz, de 28 años, natural de Tiebas (Navarra), con herida en cuero cabelludo y contusión en tórax.

Ambos corredores fueron evacuados desde la zona de Santo Domingo.

En similar situación se halla David Mgdell Toby, natural de Nueva Zelanda, de 26 años, quien fue atendido en el Hospital Virgen del Camino de una herida por asta de toro en el muslo izquierdo.

También ingresaron en este hospital.

  • Frank Walsh, de 44 años, de Nueva York, quien sufrió una herida facial en el tramo de Mercaderes.
  • Thomas De Miranda, británico de 26 años, se fracturó una muñeca.
  • Francisco José Aguado, pamplonés de 48 años, presentaba fractura de tobillo.

Carrera emocionante

Los toros de la ganadería gaditana de Marqués de Domecq inauguraron el viernes los encierros de los Sanfermines 2006 con una emocionante carrera, en la que un astado rezagado creó los mayores momentos de peligro.

Al menos ocho corredos fueron trasladados al hospital, tres de ellos por puntazos y el resto por contusiones.

Numerosos corredores se dieron cita en el recorrido pero sin llegar a la aglomeración habitual de los fines de semana, lo que dejó huecos para que los mozos pudieran protagonizar bonitas carreras.

Alrededor de tres minutos y medio tardaron los astados en completar la carrera, que se inició a las 8:00 horas en los corrales de Santo Domingo con una manada agrupada y encabezada por los mansos.

Poco después de producirse el encuentro con los mozos, uno de los toros se situó a la izquierda y lanzó varios derrotes hacia los corredores, uno de los cuales quedó atrapado contra la pared.

Situaciones de peligro

El mismo toro creó situaciones de peligro en este tramo, que la manada recorrió de forma rápida hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, donde otro de sus hermanos cabeceó por la derecha aunque al parecer sin llegar a alcanzar a nadie.

Al entrar en la calle Mercaderes uno de los toros resbaló y cayó al pavimento pero sin perder tiempo se unió a la manada, que quedó definitivamente rota después de que dos astados se golpearan contra el vallado, lugar en el que dos mozos cayeron al suelo mientras los bureles pasaban junto a ellos.

Pocos metros más adelante, dos parejas de toros y mansos resbalaron y chocaron entre sí, lo que formó por unos instantes un pequeño montón aunque pronto siguieron su recorrido.

Dividido en dos

Con tres toros en cabeza, el grupo enfiló la Estafeta dividido en dos lo que permitió a los corredores intercalarse entre ellos y protagonizar valientes carreras.

El mayor peligro se vivió cuando uno de los toros sueltos cayó al suelo, de donde le tuvieron que levantar los pastores mientras alejaban a los mozos para evitar embestidas.

Ya en pie, el animal, distraído, se dio la vuelta e hizo hacia el vallado de la parte derecha, resistiéndose a continuar una carrera que sus hermanos de camada ya habían terminado después de cruzar limpiamente el tramo de Telefónica y la Plaza de Toros.

La entrada de este último morlaco hizo que los dobladores tuvieran que esforzarse en atraer su atención hasta llevarlo a chiqueros.

Fotogalerías relacionadas

Mostrar comentarios

Códigos Descuento