El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Santiago y exalcalde, Xosé Sánchez Bugallo, ha juzgado este lunes que la decisión de Gerardo Conde Roa de dimitir tras admitir el impago de casi 300.000 euros a Hacienda en concepto de IVA era "la única razonable que podía tomar". "Su continuidad era prácticamente impensable", ha sostenido.

Tras apostar por "pasar una página bastante triste y penosa" para la capital gallega, en rueda de prensa tras el anuncio del todavía regidor, el socialista le ha deseado "la mayor suerte posible" en la resolución de sus "notables y numerosos problemas". "No me agradaría nada ver a un alcalde de Santiago inhabilitado o en prisión", ha remarcado.

A su sucesor, que con toda probabilidad será el primer teniente de alcalde, Ángel Currás, le ha deseado "suerte y acierto" y le ha pedido que "revise" ciertas actuaciones previstas por el todavía mandatario, algunas de ellas "bajo sospecha", ha alertado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.