Un centenar de veterinarios se reúnen este martes en el Museo de Bellas Artes de Bilbao para conocer un tratamiento antipulgas pionero que actúa a través de la bioactivación, Activyl, y cuya presentación ha corrido a cargo de la compañía farmacéutica MSD.

Según han explicado los organizadores en un comunicado, el País Vasco es una de las regiones españolas con más incidencia de pulgas debido a las condiciones ambientales, con una humedad alta y temperaturas en torno a los 20 grados. Además los dueños de las mascotas "están cada vez más preocupados" por el daño potencial causado por los productos de prevención de parásitos, como los pesticidas.

El nuevo método antipulgas cuenta con la innovación de la bioactivación -Indoxacarb-, que posibilita que la acción insecticida se produzca en el interior de la pulga -en el sistema nervioso- cuando ésta entra en contacto con la piel del animal o ingiere el producto.

Así, la pulga cesa casi de inmediato su actividad alimentaria (en 0-4 horas después de la aplicación), detiene su actividad reproductiva, y rápidamente se paraliza y muere, sin afectar al organismo del animal. En más del 90 por ciento de los animales tratados, al menos durante 4 semanas, inhibe el desarrollo de larvas a pulgas adultas.

Para el director en Ondax Scientific y presidente de la Asociación de Veterinarios Consultores (AVC), el Dr. Patxi Sarasola, resulta "difícil" que los dueños de mascotas vean las pulgas en grandes números sobre el animal, ya que se estima que el 95 por ciento de las pulgas se encuentran en el medioambiente y solo el 5 por ciento restante se encuentra en el animal. "Esto supone que los dueños de mascotas no perciban la gravedad de la infestación", ha estimado.

Dermatitis y parásitos

Las infestaciones por pulgas en perros y gatos provocan como signo clínico principal el prurito y, entre otras enfermedades, la dermatitis alérgica y la transmisión de parásitos como el Dipylidium caninum que se observa en perros domésticos no desparasitados. En humanos son comunes las reacciones alérgicas a la saliva de la pulga y las irritaciones de la piel.

La pulga es también vector de la rickettsia -similar al tifo-, y es hospedador intermediario de parásitos filariformes y céstodos. "Las pulgas pueden transmitir diversas parasitosis a personas y animales. En casos extremos de infestación masiva puede llegar a causar anemia en animales jóvenes y se han documentado algún caso de muerte en cachorros debido a la anemia severa" ha apuntado Sarasola.

El 72 por ciento de los dueños de mascotas desconocen que su animal está infectado por pulgas. Entre las recomendaciones para detectarlas, el doctor Sarasola señala que "el dueño de las mascotas puede ver como primer síntoma el rascado y cuando eso suceda debe llevarlo al veterinario para que lo examine y determine si el prurito se debe a las pulgas u otro agente".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.