El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Santiago y exalcalde, Xosé Sánchez Bugallo, ha juzgado este lunes que la decisión de Gerardo Conde Roa de dimitir tras admitir el impago de casi 300.000 euros a Hacienda en concepto de IVA era "la única razonable que podía tomar". "Su continuidad era prácticamente impensable", ha sostenido.

Tras apostar por "pasar una página bastante triste y penosa" para la capital gallega, en rueda de prensa tras el anuncio del todavía regidor, el socialista le ha deseado "la mayor suerte posible" en la resolución de sus "notables y numerosos problemas". "No me agradaría nada ver a un alcalde de Santiago inhabilitado o en prisión", ha remarcado.

En todo caso, ha valorado que su dimisión "evita a la ciudad" que su nombre "aparezca permanentemente vinculado a las contingencias personales" de Conde Roa y "evita" al Consistorio la "situación de descrédito" producida, por ejemplo, tras los embargos a más de 2.000 compostelanos "por deudas tributarias" pese a que el regidor "debe más que todos ellos juntos". Como muestra, ha apuntado que uno de los embargados "debía 56 céntimos".

Además, a juicio de Bugallo, también es beneficioso para el Grupo Municipal del PP y para el propio primer edil. "Le da mayor libertad para defender su posición", ha argumentado, aunque no ha pasado por alto que "no debió ocultar estos datos en campaña, cuando ya conocía su problema".

A ello ha añadido el "engaño" al Congreso y al Ayuntamiento por no notificar que era administrador único de una empresa, lo que podría constituir "una incompatibilidad" en la Cámara y le impediría cobrar la dedicación exclusiva como concejal.

Nueve meses y medio de conde roa

Tras los nueve meses y medio de Conde Roa al frente del Consistorio compostelano, el dirigente socialista ha señalado que el PP "sale muy herido" debido al "daño importante a la imagen" causado por el regidor "tanto en la ciudad como hacia fuera".

Se ha referido así al "conflicto" en el Auditorio con un técnico de la ópera 'El barbero de Sevilla', con el que se encaró, y a las "confrontaciones" con el clown Leo Bassi, que ha considerado "absurdas". "¿Qué hace un alcalde discutiendo de tú a tú con un bufón que, encima, dice cosas más sensatas?", ha criticado.

Entre los episodios que ha recordado están también su "campaña" contra funcionarios municipales, a los que mantiene "encerrados en un despacho sin ninguna misión encomendada e incomunicados"; el hecho de que no se haya aprobado el presupuesto para este año, el incremento del paro en la ciudad y "los peores datos de turismo desde que hay estadísticas".

Y, después de censurar que haya cobrado el IVA a "familias modestas" a las que su promotora vendió viviendas de protección oficial pero no lo haya pagado a Hacienda, Bugallo ha deseado a su sucesor, que con toda probabilidad será el primer teniente de alcalde, Ángel Currás, "suerte y acierto" para "reparar todas estas heridas".

También le ha pedido que "revise" ciertas actuaciones previstas por el todavía mandatario, algunas de ellas "bajo sospecha", como la recalificación de la Finca do Espiño, y le ha ofrecido la "cooperación" de su grupo "en la medida que quiera contar con él".

Dimisión "por fraude"

En relación con las críticas de Conde Roa a la "patética" actuación de los grupos de la oposición en este proceso, Bugallo ha querido dejar claro que los socialistas no han pedido su dimisión "por estar imputado, sino por una responsabilidad reconocida: por el fraude a Hacienda".

Asimismo, ha desechado la excusa de que este hecho no ocurrió en el ámbito de su responsabilidad como alcalde esgrimiendo que puede aceptar que haya "tres personas distintas y un solo Dios verdadero" pero que "las personas son las mismas en 'a' y en 'b". "Todo esto ocurrió cuando era diputado y líder de la oposición y es la misma persona", ha sentenciado.

Explicado esto, ha recordado que su grupo no pidió la dimisión del alcalde hasta cinco después de que 'El País' desvelase su deuda con Hacienda, sino que esperó hasta que "él reconoció que era cierto". Además, ha pedido distinguir entre "la responsabilidad penal", ámbito en el que le ha deseado "la mayor de las suertes", y la política.

Ha zanjado este asunto criticado que Conde Roa "se despida dando leña" después de que Hacienda "lo cogió en un renuncio". Por su parte, ha opinado que su comportamiento de "engaños" a distintas instituciones es "penoso", pero ha rechazado "echar tierra al enterrado".

"no sorprende a nadie"

Preguntado al respecto, el exalcalde de Santiago ha considerado que "el comportamiento" de Conde Roa "no fue ejemplarizante", por lo que ahora debe "recoger lo que sembró". "A nadie le sorprende, todos sabíamos más o menos lo que había y lo que podía pasar", ha recalcado.

De todas formas, preguntado sobre si tomará medidas judiciales tras constatarse que el todavía regidor percibió una nómina de concejal con dedicación exclusiva pese a seguir al frente de su empresa, lo ha rechazado. "Pasamos una página bastante triste y penosa, ya bastantes problemas tiene como para seguir buscándole las cosquillas", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.