El vicepresidente económico del Govern, Josep Ignasi Aguiló, estima recaudar en Baleares unos 60 millones de euros a través de la anmistía fiscal impulsada por el Ejecutivo central, lo que supone el 2,4 por ciento de los 2.500 millones de euros que prevé recuperar el Gobierno de Mariano Rajoy a través de esta medida.

Así lo ha informado Aguiló en los pasillos del Parlament, minutos después de que defendiera en el Pleno de la Cámara que la amnistía es justificable para "mantener las prestaciones sociales o la educación".

Aguiló ha reincidido en que esta medida es similar a las que se han llevado a cabo en Alemania, Italia o EE.UU y ha añadido que lo que no "es justificable fue la verdadera amnistía fiscal que se llevó a cabo en el Gobierno de Felipe González".

"Por esto -ha continuado Aguiló- acudiremos a las medidas necesarias para atajar la crisis" y ha señalado que así la "economía sumergida emergerá".

Por su parte, el PSIB ha criticado que la amnistía fiscal anunciada por el Gobierno central dentro de los Presupuestos Generales del Estado "es una forma de blanquear dinero del crimen" y "ofende a los contribuyentes de buena fe", porque "favorece a quienes han obtenido sus ingresos del narcotráfico" o de otras actividades ilícitas.

La diputada socialista Lourdes Aguiló ha reprobado que "esta medida se toma en contra de Hacienda, de los jueces, de los fiscales y de la ciudadanía" y con ella lo que ocurre es que se "permite el blanqueo de dinero" y se va contra "los principios constitucionales".