El PSOE pide evitar la "mercantilización" del agua y terminar los planes de cuenca antes de hablar de plan hidrológico

Los responsables socialistas de medio ambiente y agricultura se reúnen el jueves para analizar la situación de sequía
RIO TAJO , TALAVERA
RIO TAJO , TALAVERA
EUROPA PRESS

El PSOE considera que el agua es un "bien público" que hay que proteger de la "mercantilización", que debe concluirse la tramitación de los actuales planes de cuenca antes de hablar de un plan hidrológico "nuevo o viejo" y que la política del agua debe "poner el agua por delante de la política", según afirma en un 'Decálogo de Buen gobierno' difundido con motivo del Día Mundial del Agua que se celebra este jueves.

El documento subraya que el agua es un "un patrimonio de los ciudadanos y un derecho universal que no puede ser tratado como un mero recurso territorial, económico o identitario", en palabras del secretario de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán. Este jueves, Morán se reunirá en la sede del partido con responsables y portavoces socialistas regionales en materia de agua, medio ambiente y agricultura para analizar la situación de sequía en los distintos territorios.

Con motivo del Día del Agua, el PSOE ha redactado un 'Decálogo' a favor de un "acuerdo razonable" para un mejor uso del agua, en el que empieza por pedir que se proteja el agua "de los riesgos de su mercantilización".

Para ello, pide trazar una "línea clara" entre "la gestión que pueda ser encomendada a la empresa privada, y aquella que no debería ser hurtada a la ciudadanía". Para los socialistas, el agua es un "derecho de las personas" y por ello "corresponde a los poderes públicos velar por su conservación y garantizar su acceso".

En esa línea, avisan de que hablar de "agua para todos", si bien supone reconocer que el agua es un "derecho humano", no es lo mismo que "agua para todo", porque eso puede impedir que las generaciones venideras puedan disfrutar también de su derecho al agua.

Por eso, el PSOE pide que se ponga el agua "por delante de la política". "Así lo hemos venido haciendo históricamente los socialistas, y en ese ánimo nos encontrará hoy el Gobierno de España", concluye el decálogo, a modo de oferta de consenso al Ejecutivo.

Tener en cuenta el cambio climático

Eso sí, sostienen que cualquier Gobierno, a la hora de hacer una planificación hidrológica, debe tener en cuenta "el fenómeno del cambio climático" y las predicciones científicas que prevén que la disponibilidad de agua caiga entre un 15 y un 30 por ciento en los próximos años.

El agua, añaden, es un bien "común", "escaso", "irregular en su disponibilidad", y "generador de vida" y todo ello debe tenerse en cuenta en la gestión del agua, de manera que son indispensables "ahorro y eficiencia", pero también basar la estrategia en el conocimiento científico, "y no la divina providencia".

Por otro lado, apuestan por garantizar el acceso al agua aprovechando el potencial de los avances tecnológicos. En ese sentido, recalcan que "la desalación está ocupando cada vez un mayor hueco como tecnología de abastecimiento" en países con déficit hídrico, como es España, y advierten, por lo tanto, de que "demonizar esta tecnología es tanto como condenar a muchas poblaciones a la restricción".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento