Diego Torres
El exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos Diego Torres (c), y su esposa, Ana María Tejeiro, junto a su abogado, Manuel González, en una imagen de archivo. Montserrat T. Díez / EFE

Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, declarará como imputado el día 22 de mayo después de que así lo haya pedido al juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, que investiga el supuesto desvío de fondos públicos al Instituto Nóos, que fue presidido tanto por Torres como por el duque de Palma.

En un comunicado, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) ha informado de que el abogado de Torres, Manuel González Peeters, ha pedido este jueves formalmente la declaración de su defendido y ha solicitado asimismo que se le emplace después del 17 de mayo, día en que tendrá que comparecer el último de los imputados citados hasta ahora, el expresidente balear Jaume Matas.

El juez ha decidido fijar la fecha de la comparecencia el próximo 22 de mayo a las 9.30 horas, cuando el exsocio del duque de Palma tendrá que acudir al juzgado de instrucción 3 de la capital balear para dar cuenta de las supuestas irregularidades en torno a la actividad de Nóos.

Diego Torres, que presidió el instituto a partir del año 2006, cuando lo abandonó Urdangarin a instancias de la Casa Real, compareció ante el juez Castro el pasado 11 de febrero, pero entonces se acogió a su derecho a no declarar advirtiendo de que lo podría hacer posteriormente a petición propia.

Torres compareció por primera vez ante el juez Castro el 11 de julio del pasado año, cuando defendió la legalidad de los dos convenios firmados por Nóos con el Govern balear en 2005 y 2006 por 2,3 millones de euros para organizar un foro deportivo.

Tras las nuevas declaraciones tomadas a los imputados en el caso los días 11 y 18 de febrero, el fin de semana del 25 y 26 de febrero compareció como imputado Urdangarin, quien señaló a Torres como responsable de las cuestiones contables de Nóos y aseguró que su relación con su exsocio es "inexistente" desde julio de 2008 por "disparidad de criterios" sobre proyectos compartidos y sus facturaciones.

Urdangarin, presidente del Instituto Nóos entre los años 2004 y 2006, aseguró asimismo al juez que rompió su relación con Torres porque creía que le estaba robando.

El duque de Palma se desentendió de las labores administrativas y de facturación de Nóos, atribuyéndoselas a Torres y otras personas, ya que afirmó que su función era únicamente llevar las "relaciones institucionales a gran nivel y diseñar los planes comerciales".

De los asuntos contables, el duque de Palma detalló que se encargaba otro de los imputados, Marco Antonio Tejeiro, quien, a su vez, recibía órdenes de Torres.

El magistrado no cree que fuera así, tal y como se desprende de un auto en el que Castro asegura que hay "sobrados indicios" de que Urdangarin desempeñó cargos de responsabilidad tras esa fecha.

Castro se apoya en las declaraciones de algunos imputados, quienes afirmaron que el duque y su socio, Diego Torres, tenían "la misma capacidad de decisión", así como, "por si cupiere alguna duda", en las palabras del propio Urdangarin, que admitió "haber mediado en 2007" con la Administración Balear para que Torres "obtuviera el cobro de una importante suma de dinero".