Incendio en Lleida
Un incendio declarado esta tarde en las inmediaciones del municipio oscense de Castanesac. Ángel Sahun / EFE

Un centenar de vehículos y más de 250 efectivos de los Bomberos de la Generalitat trabajarán toda esta noche en las tareas de extinción de los cuatro incendios forestales declarados en el Pirineo de Lleida, que han quemado ya cerca de 1.000 hectáreas de vegetación.

Está previsto que los medios aéreos, que este jueves no han podido intervenir en el operativo a causa de las fuertes rachas de viento, se sumen a los trabajos de extinción se unan a las labores este viernes, una vez que mejoren las condiciones meteorológicas.

Si las condiciones meteorológicas lo permiten, los medios aéreos se sumarán a las labores de extinciónA los nueve medios aéreos de los Bomberos -cuatro aviones de vigilancia y ataque y cinco helicópteros- se añadirá además un helicóptero Kamov del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Por ahora, los cuatro incendios siguen activos y, de éstos, el más importante es el que se ha declarado en el núcleo de Gerri de la Sal, en el término municipal de Baix Pallars, en la comarca del Pallars Sobirà, donde han ardido ya unas 500 hectáreas.

Según los Bomberos, las llamas han dejado sin suministro eléctrico este núcleo habitado, donde se han instalado grupos electrógenos para garantizar el abastecimiento a la población.

Aquí, el fuego también ha quemado una casa deshabitada y el pajar de la finca vecina, aunque ninguna persona ha resultado herida.

Los equipos de emergencia han levantado la orden de desalojo de los núcleos de Bresca y Useu, así como la orden de confinamiento de Peramea, que afectaba a unas 90 personas, aunque han recomendado a los vecinos de Enseu (dos personas) y Baén (cinco personas) que no vuelvan por ahora a sus casas por motivos de seguridad.

El fuego ha dejado sin suministro eléctrico a Gerri de la SalOtro de los incendios que queman desde hace aproximadamente doce horas en el Pirineo de Lleida es el de la zona de Viu de Llevata, en El Pont de Suert, donde han ardido unas 200 hectáreas.

Este fuego no ha obligado a llevar a cabo ningún desalojo, aunque sigue cortando al tráfico la carretera N-260 a la altura de El Pont de Suert, entre los puntos kilométricos 285 y 285,5.

En cuanto al incendio forestal del núcleo de Calbinyà, en el municipio de Valls de Valira, que ha calcinado unas 200 hectáreas, los Bomberos mantienen la orden de evacuación de esta población y de dos masías.

El único fuego que se encuentra en fase de control es el de Montanissell, en Coll de Nargó, que ha quemado 65 hectáreas.

Consulta aquí más noticias de Lleida.