Registro del instituto Nóos
Imagen de archivo de miembros de la Policía Judicial durante el registro del Instituto Nóos en Barcelona. Albert Olivé / EFE

Miguel Zorío, dueño de la empresa Lobby Comunicación y que trabajó con asiduidad con Iñaki Urdangarin y Diego Torres a partir de 2004, ha afirmado este martes tras declarar ante el juez que su percepción era que ambos tenían "la misma capacidad de decisión" en el Instituto Nóos.

Zorío ha comparecido ante el instructor del caso Palma Arena, José Castro, durante unas dos horas y a su salida de los juzgados de la capital balear ha defendido ante los periodistas que su empresa "no ha hecho absolutamente nada, nada, nada ilegal en este caso".

Lobby se hizo cargo de la comunicación del Valencia Summit por un total de 3,1 millones de euros Entre otras cosas, Lobby se hizo cargo de la comunicación del Valencia Summit, una cumbre deportiva investigada en esta pieza que organizó Nóos durante tres años para el Gobierno valenciano por un total de 3,1 millones de euros. Colaboró también con Nóos en un proyecto para que Valencia fuera la sede de los Juegos Europeos, un aspecto sobre el que se ha pronunciado a los periodistas.

"He podido demostrar que las facturas que hace mi empresa siempre tienen un servicio real detrás y son absolutamente regulares. El proyecto de los Juegos Europeos, como se puede constatar, se va a hacer al final en el 2015 en Londres", ha defendido al respecto.

Según Zorío, "la relación de Lobby Comunicación con el Instituto Nóos siempre era con Iñaki Urdangarin y con Diego Torres, con la misma capacidad de decisión, la que yo percibía, por parte de los dos". El empresario ha afirmado que su declaración de este martes ante el juez "no ha variado en nada" respecto a la que hizo el pasado noviembre ante la policía y ha asegurado que ha estado "tranquilo" durante su comparecencia porque ha dicho "la verdad"

Zorío y Urdangarin hablaron de la presión mediática que soportan En sede policial, Zorío afirmó que Torres y Urdangarin siguieron relacionados con Nóos hasta el año 2008, aunque el duque de Palma declaró que se había desvinculado de él en 2006 por recomendación de la Casa Real, y este martes, según han informado a Efe fuentes jurídicas, ha mantenido que cree que ambos continuaron en contacto dos años más.

Finalmente, Zorío ha afirmado que él ha ido a declarar para defender su trabajo y su empresa y ha agregado que ha aclarado "sin ningún problema" las dudas expresadas por las distintas partes personadas en el caso. Después de Zorío ha comenzado a declarar, sobre las 18.00 horas, José Manuel Aguilar, exdirector de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (CACSA), una entidad pública dependiente de la Generalitat valenciana que pagó a Nóos por organizar la cumbre deportiva.

Urdangarin le llamó tres días antes de declarar

Zorío ha declarado además que Urdangarin le llamó por teléfono el 22 de febrero, tres días antes de la declaración judicial del duque de Palma, para comentar la comparecencia de ambos como imputados así como la expectación mediática del caso. Según han informado fuentes jurídicas, el juez Castro ha preguntado a Zorío si ha mantenido algún contacto con el duque, a lo que ha contestado que le llamó para hablar de su comparecencia.

Lo hizo, según ha dicho, porque ambos están en la misma situación de imputados en el caso Nóos, y durante la conversación también hablaron de la presión mediática que soportan.