La tuberculosis, conocida como 'dolencia de los poetas', causa 1,7 millones de muertes al año

Un grupo de ciudadanos nepalíes enciende velas en la víspera del día mundial de la tuberculosis que se celebra para crear conciencia pública sobre la enfermedad.
Un grupo de ciudadanos nepalíes enciende velas en la víspera del día mundial de la tuberculosis que se celebra para crear conciencia pública sobre la enfermedad.
Navesh Chitrakar / REUTERS

La tuberculosis era un rasgo estético en la Europa romántica del s. XIX. Un atributo relacionado con el talento y los espíritus sensibles. Una enfermedad de prestigio. La lista de escritores muertos por esta dolencia a final del XIX e inicios del XX fue extensa. Bécquer, Chéjov, Chopin, Modigliani o Novalis fallecieron con el ‘honor’ de sus síntomas. La leyenda no comenzó a difuminarse hasta el 1882, año en que Robert Koch descubrió el bacilo que causaba la infección. Y la asociación de la enfermedad con la pobreza e insalubridad terminó por extinguir para siempre su aura romántica. A partir de entonces la estigmatización marcó el ritmo de la enfermedad hasta relegarla al olvido. Sin embargo, representa una verdadera amenaza para la salud.

La tuberculosis provoca la muerte de 1,7 millones de personas al año, según la Organización Mundial de la Salud. Además, una tercera parte de la población mundial está infectada con el vacilo de Koch –2.300 millones de personas– y nueve millones de personas desarrollan la enfermedad al año de forma activa. La tuberculosis se produce cuando el sistema inmunológico se deprime a causa de factores como la coinfección por el VIH o la malnutrición. Y eso sucede con mayor incidencia en países en vías en desarrollo. Por eso Médicos Sin Fronteras cataloga esta infección como una enfermedad olvidada: el 95% de los casos se producen en países pobres.

La inexistencia de métodos para prevenir y tratar la enfermedad es la clave de esta crisis humanitaria. El método de diagnóstico más utilizado es el análisis del esputo mediante el microscopio. Esta técnica fue descubierta a finales del XIX y solo consigue detectar la enfermedad en la mitad de los casos. La mejor alternativa es la técnica del cultivo, que consiste en incubar muestras de esputo para comprobar la presencia de microbacterias. Pero la prueba puede tardar hasta ocho semanas en dar resultados, y en pacientes coinfectados con VIH este lapso de tiempo puede ser letal. El tratamiento que se utiliza para combatir la enfermedad también es arcaico. Fue desarrollado hace más de cuarenta años y es un combinado de fármacos que debe administrarse entre 6 y 24 meses y que no es eficaz en cepas resistentes a los medicamentos (MDR-TB). Falta inversión en investigación. Un problema endémico en enfermedades relacionadas con la pobreza. Pero hay espacio para el optimismo.

La Estrategia Alto a la Tuberculosis de la TB de la OMS –proyecto para desarrollar métodos terapéuticos y de diagnóstico para erradicar la enfermedad– recibirá en 2012 un total de 3,3 billones de dólares, más del triple que hace una década. Sus objetivos a medio plazo son: reducir la mortalidad en un 50% y eliminar la tuberculosis como problema de salud pública. A nivel nacional también se han producido avances: España anunció hace dos semanas que reanuda las aportaciones al Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria –suspendidas el año pasado por los recortes–. Y un equipo de la Universidad de Zaragoza ha diseñado una vacuna que espera la autorización de las autoridades sanitarias para dar comienzo a los ensayos clínicos.

¿Sabías que... la incidencia de la enfermedad en el África subsahariana es de casi 400 casos por cada 100.000 habitantes ... en España, la incidencia es de 17 casos cada 100.000 habitantes? ... la única vacuna preventiva existente es de 1920? ... la enfermedad se contagia por inhalación y un enfermo puede contagiar a una media de 10 personas? ... Médicos Sin Fronteras combate la tuberculosis en 31 países y trata a 30.000 pacientes al año?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento