'Western Skies Motel', 1978
Una de las 'abstracciones' de Ernst Haas Courtesy of Ernst Haas and Christophe Guye Galerie

Corrección de color es el nombre del proceso, sea mecánico o digital, mediante el cual la copia fotográfica final se acerca todo lo posible al original. El fotógrafo Ernst Haas (1921-1986) sabía bastante de la cuestión: no en vano dedicó buena parte de su carrera a extremar la reproducción del color y elevarla de categoría frente a las supuestas superiores cualidades artísticas del blanco y negro.

Color Correction es el título de una exposición de obras poco conocidas de Haas. Se celebra en la Galería Christophe Guye, de Zurich (Suiza), y está en cartel hasta el próximo sábado.

Campañas publicitarias globales

La muestra reúne quince piezas realizadas en las décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo XX, la época de mayor fervor productivo del fotógrafo, nacido en Viena (Austria) y nacionalizado estadounidense. Fue en ese tiempo cuando firmó las campañas publicitarias globales que le llevarían a la fama, como la del hombre de los cigarrillos Marlboro, o los grandes reportajes que publicó en la revista Life, como el de las corridas de toros en España.

No se debe perder la curiosidad, hay que seguir buscando Haas, que desarrolló en muchos y sesudos ensayos, sus teorías sobre el color, tenía la humildad de concluir opinando que todo se reducía a que el color debía "transmitir alegría" y que el único secreto para hacer buenas fotos era no perder la curiosidad ni creer que se ha alcanzado un objetivo. "Se trata de seguir buscando", aseguraba.

Las fotos de Color Correction son casi abstractas y dejan ver al artista plástico que había en Haas, que también se dedicaba a la pintura. Son paisajes ambiguos y con frecuencia enigmáticos que explican parte o casi nada de la realidad.

Haas practicaba la fotografía rompiendo casi todas las normas académicas. Solía disparar contra el sol y fuera de foco para jugar con los reflejos y las texturas. Aunque ejerció la fotografía documental, en cada una de sus tomas hay una interpretación personal.

Desde que hizo sus primeras fotos a color, en 1949, Haas, que era miembro de la agencia Magnum, comenzó a tener una gran influencia en otros artistas de las generaciones posteriores. Se le suele considerar, junto con Saul Leiter, como el gran maestro del color.