El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) José Manuel Sánchez Fornet, va camino de convertirse en trending topic, a su pesar.

En su cuenta en la microbitácora, José Manuel ha defendido abiertamente la actuación de la policía en Valencia dispersando a un grupo de estudiantes que protestaban contra los recortes educativos, lo que ha provocado una oleada de reacciones e intercambios de insultos que ha calentado la red.

Las protestas se han saldado con varias decenas de detenidos y nueve heridos, entre ellos cinco policías, y ha motivado que el PSOE pida la comparecencia del ministro del Interior en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, para explicar la actuación policial.

El secretario General del SUP ha llegado a calificar de "picha floja" a algún detractor que lo acusaba de "no tener vergüenza". Él, por su parte, asegura haber recibido amenazas que le prometían "un tiro en la nuca", señala a 20minutos.es. "No merece la pena denunciar porque a lo mejor te enfrentas a un chaval de 20 años, que está en el paro y luego te da cosa que lo condenen a un año de cárcel o a pagar un montón de dinero por haber escrito una tontería".

Sánchez Fornet insiste en defender la labor de sus compañeros en Valencia. "En el colegio Lluís Vives no hubo ninguna actuación que fuera reprobable por parte de la policía, ni hubo carga, ni brutal paliza ni patadas en la cabeza, como han dicho algunos impresentables y como ha habido tontos que se lo han creído". El secretario General del SUP diferencia además esta actuación, cuyo vídeo de cinco minutos se puede ver en la web del SUP, de la llevada a cabo al día siguiente en Zapadores.

"A Zapadores, fueron padres, y profesores y quisieron asaltar la comisaría y allí sí es posible que hubiera algún palo, pero el que haya heridos no quiere decir que la policía lo haga mal" e insiste en investigar para averiguar las circunstancias en las que se han producido los heridos (una joven universitaria tiene una brecha de 7 centímetros en la cabeza por la contundencia de la actuación policial). "He dicho que se investigue, porque quién le ha hecho la brecha en la cabeza, a lo mejor se ha pegado con una esquina, oiga", alega Sánchez Fornet, al que "le parece muy bien" que la policía "dé palos cuando se quiere rebasar un cordón policial. Y si no, estamos todos locos en este país".

Técnicas de la 'kale borroka'

Fornet, que dice ser muy consciente "de la repercusión de sus palabras", reitera que el comportamiento de los policías con los menores "fue exquisito" y que estos "copiaron las técnicas de la kale borroka"  y llamaron "fascitas y terroristas a un cuerpo de policía con 145 muertos por terrorismo", además califica de "impresentables" a padres y profesores, "por permitir eso".

Todavía no le consta que nadie haya presentado denuncia por la actuación policial en Valencia, pero él sí se arrepiente de algo: "de haberme rebajado al nivel de algunos que me han llamado hijo de puta, y a los que también yo he calificado así, aunque esto no deja de ser una anécdota".

Consulta aquí más noticias de Valencia.