Manifestación en Siria
Seguidores del presidente sirio, Bachar al Asad, se concentraron el jueves en la plaza Sabe Bahrat de Damasco, Siria. Youssef Badawi / EFE

La población civil siria está sintiendo los efectos de las sanciones internacionales en su vida diaria, según informa a 20minutos.es la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja en Damasco. Mientras, en Homs la cifra de muertos sigue creciendo-otros 47 en las últimas ocho horas- en la operación de "limpieza" que está realizando el ejército gubernamental de Bachar Al Asad.

El Gobierno ha decidido limpiar la ciudad de cualquiera que lleve un armaEl régimen que gobierna Siria continua su brutal campaña de represión, tras más de diez meses de crisis, y reforzado por la visita del ministro de Asuntos Exteriores ruso de este martes, en el bastión opositor de Homs. "El Gobierno ha decidido limpiar la ciudad de cualquiera que lleve un arma", afirma Saleh Dabbakeh, el delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja en Siria (conocida allí como Media Luna Roja), que explica la versión oficial de que el "ejército está buscando grupos terroristas".

La situación en la ciudad es muy difícil y la Cruz Roja lleva alimentos y medicinas a la zona, aunque "es muy complicado y peligroso entrar en la ciudad, incluso para nosotros", explica Dabbakeh.

En cambio, explica que la situación en Damasco es "tranquila, la propia de un día normal" y cree que las noticias de enfrentamientos en las afueras de la capital la semana pasada, fueron frutos de "rumores o exageraciones".  "No ha habido combates en Damasco", asegura, aunque sí confirma que ha habido alguna explosión aislada.

La Cruz Roja en el país asegura no tener datos que puedan confirmar la denuncia que realizó este martes Unicef sobre los abusos que sufrían los menores en el país. "No estamos seguros de casi nada, pero hay combates en varias zonas del país y en esos combates se están viendo involucrados niños, mujeres y ancianos".

La población sufre las sanciones

Tras casi diez meses de conflicto, Dabbakeh asegura que la situación del país "ha empeorado" notablemente. "Las dos principales ciudades, Damasco y Alepo, están tranquilas, pero el número de personas armadas se ha incrementado en muchas zonas, hay bastante inseguridad en las zonas rurales y la situación económica se ha ralentizado".

Hace dos o tres meses, un kilo de plátanos costaba 45 libros aproximadamente, ahora vale 80"La actividad económica ha caído", explica Dabbakeh y se refiere al efecto que las sanciones internacionales están teniendo directamente sobre la población: el aumento del paro, la caída del valor de la libra siria, la pérdida de dos billones de dólares en exportaciones de petróleo, la dificultad para encontrar productos de importación, la aparición del mercado negro y, sobre todo, la subida de precios. "Hace dos o tres meses, un kilo de plátanos costaba 45 libros aproximadamente, ahora vale 80; y lo mismo pasa con otros alimentos de primera necesidad, con la gasolina, etc."

"No está siendo una situación fácil, y los efectos del conflicto y de las sanciones los están pagando la gente de la calle", concluye Saleh.