Instalados más de mil controles de velocidad en solo seis años

  • Se calcula que en total hay 1.093 radares fijos.
  • A estos hay que sumar 320 móviles y ocho de tramo, cuatro instalados este año.
  • Cataluña, de las comunidades autónomas que más tienen.
Imagen de archivo de un radar.
Imagen de archivo de un radar.
ARCHIVO

En julio de 2005 la Dirección General de Tráfico (DGT) estrenó los primeros 37 radares fijos. Desde entonces, y con el objetivo de intentar reducir el número de fallecidos al volante, según la Administración, la DGT ha extendido su uso. Tráfico cuenta en la actualidad con 500 radares fijos. A estos hay que sumar los 218 del servicio catalán de Tráfico y los 73 que hay en Euskadi, que como Cataluña tiene las competencias transferidas en esta materia.

Pero la fiebre por ampliar el número de controles se ha extendido también a los servicios municipales y locales que se encargan de la seguridad de las carreteras metropolitanas y las vías entre poblaciones. Así, a los 790 mencionados anteriormente hay que sumar 303 radares de los ayuntamientos (1.093 en total), según las principales asociaciones de conductores. Multanova, la empresa que comercializa el 80% de estos aparatos, eleva la cifra a 1.200.

Así, las CC AA que más radares fijos han instalado son Cataluña, con 218, seguida de Andalucía (140), Castilla y León (129), Castilla-La Mancha (93), Galicia (92) y Madrid (77). Las que menos, Baleares con 9, Cantabria (11) y La Rioja (12). A los más de 1.000 radares fijos hay que sumarles los 300 móviles de la DGT, la mayoría instalados en coches patrulla, y los 20 móviles de Cataluña.

Radares de tramo

Las carreteras españolas también cuentan con ocho radares de tramo, cuatro instalados este año: en los túneles de Guadarrama (Madrid), Sartego (A Coruña), Despeñaperros (Jaén) y en la circunvalación de Zaragoza.

Conoce su ubicación

Madrid. Está situado en el túnel de Guadarrama, en la AP-6 sentido a la capital. Controla un tramo de 8 kilómetros y el límite de velocidad es de 100 km/h.

A Coruña. En el túnel de Sartego sentido Ferrol. Controla un tramo de 1.231 metros de la _AP-9, donde la velocidad máxima es de 90 km/h.

Andalucía. En la A-4, carretera de Andalucía. Está localizado en un túnel de Despeñaperros (Jaén), en un tramo de 3.130 metros dirección Madrid.

Zaragoza. En la circunvalación de Zaragoza, Z-40. Cubre un recorrido de 3 km, con una velocidad limitada a 120 km/h.

A estos cuatro hay que sumar dos más instalados por la DGT en 2010. Uno en el túnel de Guadarrama sentido A Coruña y otro en el túnel de Torrox (Málaga), A-7 sentido Barcelona. Cataluña cuenta con uno en el túnel de Vielha y tiene previsto instalar seis más este año. El Gobierno vasco tiene uno en Ordicia y tendría proyectado instalar dos más.

Por su parte, la nueva directora de la DGT, María Seguí, que tomó posesión este lunes de su cargo en sustitución de Pere Navarro, dijo que tratará de reducir el número de víctimas y heridos al volante, aunque no adelantó si para conseguirlo aumentará el número de controles de velocidad.

Estos dispositivos cuentan con dos cámaras instaladas al comienzo y al final del tramo, capaces de registrar tanto la matrícula como la hora exacta de paso del vehículo (ver gráfico). Con una operación matemática, el radar calcula la velocidad media mantenida por el vehículo en cuestión y, si es superior a la fijada en el tramo, fotografía al infractor y remite la imagen al Centro de Gestión de Multas de Tráfico de León. De nada sirve cambiarse de carril o frenar justo antes de la cámara instalada al final del tramo controlado, ya que el dispositivo calcula la velocidad media.

Los radares de tramo cuestan una media de entre 120.000 y 150.000 euros cada uno, según fuentes del sector. Los fijos salen por la mitad, entre 50.000 y 60.00 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento