Siria: el veto ruso levanta ampollas y EE UU anuncia nuevas sanciones al régimen de Al Asad

Sirios residentes Libia se manifiestan en frente de la embajada rusa en Trípoli, Libia, en protesta por el veto de Rusia en el Consejo de la ONU para sacar adelante un plan ante la crisis siria.
Sirios residentes Libia se manifiestan en frente de la embajada rusa en Trípoli, Libia, en protesta por el veto de Rusia en el Consejo de la ONU para sacar adelante un plan ante la crisis siria.
EFE

Varios países han seguido criticando este domingo el veto de Rusia y China el sábado en el Consejo de Seguridad de la ONU al plan de transición en Siria propuesto por la Liga Árabe, que suponía una condena al régimen de Al Asad por la violencia contra la población civil. Se trata de la segunda ocasión en cuatro meses que esos dos países vetan una resolución de condena del Consejo al Gobierno sirio.

La versión de Rusia sigue siendo que la oposición siria debe ser condenada al menos en la misma medida que el Gobierno del país árabe. El proyecto de resolución que se votó en el Consejo de Seguridad de la ONU, según una nota remitida este domingo por el Ministerio de Exteriores ruso, "no contemplaba (...) las exigencias a la oposición siria para que renieguen de los elementos extremistas que han optado por la violencia".

"Se ignoraron también nuestras propuestas de añadir al texto insistentes llamamientos a los grupos armados para que dejen de atacar las instituciones públicas sirias y a la población civil, incluyendo a periodistas extranjeros, entre ellos occidentales", subraya la cancillería rusa.

"En estas condiciones , Rusia y China se vieron obligados a votar contra de un proyecto de resolución desequilibrado. Lamentamos profundamente tal conclusión de la labor del Consejo de Seguridad, que con la colaboración de nuestros socios pudo haber terminado en la adopción de una postura consolidada sobre Siria", apuntó Moscú.

La Liga Árabe seguirá mediando

Pese al bloqueo de la iniciativa, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, aseguró este domingo que su organismo continuará su mediación para lograr el cese de la violencia en Siria y la protección de los ciudadanos.

Al Arabi aseguró en un comunicado que la organización panárabe seguirá coordinándose con el Gobierno y la oposición siria para conseguir el cese de los asesinatos y la protección de los ciudadanos.

El dirigente del organismo, con sede en El Cairo, insistió en la importancia de que la solución política a la crisis en Siria se logre a través de la iniciativa árabe, sin que ese país pierda su soberanía. Al Arabi expresó, además, su esperanza en que el Ejecutivo sirio responda a las peticiones de su pueblo y "detenga el derramamiento de sangre".

Grupo internacional de contacto

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, ha propuesto este domingo la creación de un grupo internacional de contacto para la resolución de la crisis en Siria y detener la ola de violencia gubernamental que está dejando centenares de muertos.

Al término de la Conferencia de Seguridad de Múnich Westerwelle, subrayó que el nuevo grupo de contacto podría ser similar al establecido durante la crisis de Libia y subrayó que en él deben tener un papel relevante la Liga Árabe y Turquía.

Asimismo comentó que tras el fracaso de la resolución por el veto de Rusia y China, un grupo de contacto podría aportar "una nueva dinámica" en los esfuerzos para la solución del conflicto de Siria.

Anteriormente y al iniciarse la jornada en Múnich, la Premio Nobel de la Paz y periodista yemení Tawakkul Karman acusó a Rusia y China de cargar con la "responsabilidad moral y humana" de las "masacres diarias" que está llevando a cabo el régimen de Bashar al Asad en Siria.

"Asad está matando a cientos de personas" en "horribles masacres", explicó Karman, y Rusia y China han "respaldado vergonzosamente" a Damasco con su veto. La Nobel de la Paz del año pasado, tocada con un velo y en árabe, condenó "completamente" a los gobiernos de Pekín y Moscú por su "apoyo a un régimen criminal" en un discurso emotivo que desató los aplausos del público.

EE UU amenaza con nuevas sanciones

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, condenó en Sofía el veto de Rusia y China, advirtió del peligro de una guerra civil en ese país y amenazó con nuevas sanciones. Clinton dijo que EE UU iniciará una serie de consultas diplomáticas con socios de todo el mundo para aumentar la presión sobre el régimen sirio.

Según Clinton, el Gobierno de EE UU trabajará para establecer nuevas sanciones regionales e internacionales contra Siria e además reforzar las ya existentes. "Trabajaremos para cortar los suministros de armamento para el régimen sirio y haremos públicos los países que apoyan este régimen de forma financiera", advirtió la secretaria de Estado.

Estos países, manifestó la jefa de la diplomacia estadounidense, tienen la plena responsabilidad por el apoyo al régimen de Bachar al Asad, "lo que aumenta el peligro a una brutal guerra civil".

La UE lamenta el veto de Rusia y China

La Unión Europea (UE) también se sumó este domingo a la condena del veto de Rusia y China. "Lamentamos profundamente que, debido al nuevo veto de Rusia y China, el Consejo de Seguridad no pudiera apoyar el llamamiento de la Liga Árabe en favor de un proceso político inclusivo, dirigido por Siria, llevado a cabo en un entorno de no violencia", indicó en un comunicado la alta representante de la UE, Catherine Ashton.

Recordó que la UE sigue apoyando todos los esfuerzos de la Liga Árabe y pidió de nuevo a todos los países de la ONU que asuman sus responsabilidades. "Ha llegado la hora de hablar con una sola voz y pedir el final del baño de sangre y un futuro democrático para Siria. Condenamos la matanza y apoyamos a la población siria contra el régimen represivo", añadió.

La jefa de la diplomacia europea solicitó además al presidente de Siria, Bachar al Asad, que saque al Ejército de las ciudades cercadas y que se retire "para permitir una transición pacífica, por el bien de su país". También el presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Shultz, lamentó el veto en nombre de la Eurocámara y pidió al régimen la retirada inmediata de sus fuerzas de seguridad.

Sigue la violencia

Al menos 31 personas murieron este domingo en Siria, la mayoría en la provincia central de Homs, por las acciones represoras de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, informaron los grupos de la oposición.

Los Comités de Coordinación Local señalaron en un comunicado que entre las víctimas mortales figuran cinco menores y dos mujeres, y que el número de fallecidos en Homs, uno de los principales bastiones opositores, ascendió a 18 personas.

La mayoría de las muertes en esa provincia se produjeron por disparos de las fuerzas de seguridad, así como por el bombardeo de algunos barrios de la ciudad como Deir Baalba y Al Bayada.

El pasado viernes por la noche, Homs fue escenario de un bombardeo de las fuerzas del régimen, que perpetraron, según denunció la oposición, la mayor masacre desde el inicio de las protestas y que causó entre 147 y 260 víctimas mortales.

A la ofensiva contra Homs, se sumaron este domingo otras acciones en la provincia septentrional de Idleb, donde fallecieron seis personas, mientras que cinco perecieron en los alrededores de Damasco, una en Alepo (norte) y otra en Deraa (sur).

Desde que comenzó la revuelta contra el régimen sirio en marzo pasado, más de 5.000 personas han perdido la vida por la represión gubernamental, según datos de la ONU, aunque los opositores señalan que las víctimas mortales superan las 7.000.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento