Rubalcaba
Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, planteó este sábado la posibilidad de revisar los acuerdos de España con la Santa Sede, es decir, el protocolo de relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica, si el PP rebaja "conquistas" en derechos civiles.

El laicismo ha impregnado la segunda jornada del 38 congreso del PSOE, que se celebra desde este viernes y hasta el domingo en Sevilla, y en donde el presidente del cónclave, el líder andaluz, José Antonio Griñán, ha cerrado la sesión de este sábado, antes de las votaciones para elegir secretario general, con una frase elocuente: "Id a votar con alegría y con espíritu laico, que todos estamos ganando".

Si quieren volver atrás 30 años, nosotros aceptaremos el reto, volveremos también y nos replantearemos nuestras posicionesRubalcaba ha escenificado su enojo por algunas de las primeras iniciativas legislativas del Gobierno del PP, en las que ven recortes de derechos sociales, como reformular a la baja los supuestos para abortar o la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Para los socialistas, este es uno de los legados más preciados de su última etapa en la Moncloa, y Rubalcaba lo ha utilizado para intentar llegar al corazón del militante socialista antes de que éstos decidan con su voto quién dirigirá el PSOE a partir de ahora.

El exministro del Interior se ha dirigido a los delegados del congreso del PSOE para solemnizar que "si retrocedemos y si cada vez que la derecha llega al poder reconsidera todas aquellas leyes que hemos hecho entre todos, para aumentar los derechos civiles, y trata de poner dogmas que no son del conjunto de los ciudadanos sino de algunos, el PSOE se replanteará seriamente la revisión de los acuerdos con la Santa Sede, ¡seriamente, seriamente!".

Rubalcaba, que ha alertado que "esto es muy serio", ha insistido: "si retrocedemos en todo, si quieren sistemáticamente romper todos los consensos, si quieren volver atrás 30 años, nosotros aceptaremos el reto, volveremos también a hace 30 años y nos replantearemos nuestras posiciones, que han sido sensatas en pos de la convivencia y cohesión social".

Además, ha afirmado que los populares "tenían mucha prisa en llegar" al poder, para "imponer la justicia de pago, mucha prisa para quitar la educación para la ciudadanía, y dicen que es para dejar de adoctrinar y yo digo que es para volver a adoctrinar, para eso la han quitado".

"Tenían mucha prisa en llegar para laminar también el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad, ¡mucha prisa!, y en 30 días han sido capaces de retroceder 30 años", ha subrayado.

Chacón también lo propuso

Por su parte, Carme Chacón ha recogido el guante del que era su rival en el 38 congreso del PSOE y ha clamado por una España laica porque "ningún poder no democrático", ha dicho, impondrá su moral, y sobre todo porque son "30 años aguantando demasiado".

En un discurso de tono mitinero, Chacón ha prolongado la idea de su rival y ha afirmado: "No es porque nos hagan retroceder 30 años, sino que es que llevamos 30 años aguantando demasiado, ¡30 años aguantando demasiado, con todas sus consecuencias!".

La socialista ha dicho "alto y claro", que quiere una España laica, "una sociedad libre de tutelas convencionales, con una separación clara entre la esfera pública y las creencias privadas".

"Un país en donde todas las religiones sean tratadas con respeto, pero ninguna con privilegio, un país donde ningún poder no democrático imponga su moral y su doctrina, ¡un país laico, compañeros, laico!", ha enfatizado.