Según Euskalmet, a lo largo del episodio predominará el flujo del nordeste, con vientos moderados y fuertes en zonas expuestas, lo que hace que la sensación térmica sea muy baja.

La previsión para este viernes anuncia que las precipitaciones serán muy escasas y estarán restringidas a la primera mitad de la jornada. Sin embargo, las temperaturas continuarán bajando en todo el territorio, una media de dos grados respecto a este jueves, tanto a nivel de máximas como de mínimas.

El sábado, aunque con mayor nivel de incertidumbre, lo más probable es que amanezca despejado en buena parte de la CAPV, por lo que si se cumple el pronóstico, las temperaturas mínimas podrían bajar de forma significativa.

En este sentido, se podrían alcanzar los menos seis grados en zonas costeras guipuzcoanas, los menos cuatro en los municipios costeros vizcaínos y los 5 ó 7 grados negativos en el interior de la Cornisa Cantábrica, llegando a los 10 bajo cero en Alava como término medio, por lo cual cabe la posibilidad de incrementar el nivel de alerta actual, y en este sentido se está realizando un exhaustivo seguimiento de la situación.

Esta temperatura tan baja podría, sin embargo, elevarse rápidamente, ya que a partir del mediodía nos podría cruzar un frente que deje precipitaciones de carácter moderado en forma de nieve en numerosas zonas.

En definitiva, el frío será el protagonista con posibles nevadas a cualquier cota y heladas generalizadas débiles a moderadas, con probabilidad de que dichas heladas sean fuertes en zonas de montaña. En este sentido, se podrían alcanzar las temperaturas más bajas de todo el episodio durante la madrugada del próximo sábado en el caso de que se abran amplios claros.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.