El secretario xeral del PSdeG, Pachi Vázquez, que acudirá al 38º congreso de los socialistas como portavoz de la delegación gallega, asumirá la posición "mayoritaria" de los 54 delegados de apoyo a Alfredo Pérez Rubalcaba para relevar a José Luis Rodríguez Zapatero al frente de la dirección de su partido, en la pugna con Carme Chacón.

En una entrevista concedida a Europa Press, el líder socialista ha atribuido su neutralidad "hasta el último minuto" a la importancia de no influir en los militantes. No obstante, durante la campaña interna de ambos candidatos y tras los 'congresillos' provinciales extraordinarios, ha constatado que "la mayoría" de sus compañeros de filas apuestan por Rubalcaba para hacerse con las riendas del PSOE.

Es por ello que ahora se suma a "esa mayoría", ya que desde el principio había dejado claro que compartiría la posición mayoritaria de su partido para el Congreso Federal que comienza este viernes. Con todo, ha admitido que también hay partidarios de Carme Chacón en filas gallegas, fundamentalmente, en la provincia de A Coruña; y ha destacado el "fair play y el magnífico saber estar" entre los defensores de cada aspirante.

En la misma línea, Vázquez ha señalado que la campaña interna está siendo "un modelo de respeto", porque "se están manteniendo perfectamente las formas". Por este motivo, ha confiado en que el PSOE "acabará unido sea cual sea el resultado", haciendo hincapié en que "hace falta un partido muy unido y pronto" para hacer frente a "los destrozos de la derecha".

La participación, "CLAVE"

Al margen de la disputa por el liderazgo del partido, Pachi Vázquez ha reflexionado sobre el significado del cónclave tras dos procesos electorales en que los socialistas han perdido un importante grado de apoyo social. "Lo que nos preocupa es el nuevo modelo de partido a diseñar entre todos", ha admitido.

En este sentido, ha enfatizado que la ponencia marco del congreso se centra en "la redefinición" del partido, en la importancia de "volver a conectar en los modelos de empleo, economía y política social" y en la necesidad de "abrir el partido a modelos de participación".

"Espero que el debate vaya por ahí", ha expresado, para incidir en que "la palabra clave" de este cónclave es "participación". "Que el militante participe y decida es absolutamente clave", ha remarcado el jefe de filas del PSdeG.

En su convencimiento de que el congreso abordará estas cuestiones se basa su interpretación de que la delegación que encabeza "va con ilusión y ganas de que el congreso marque el inicio del camino hacia la recuperación del PSOE". "Todos tienen ganas de participar y de aportar todo lo que puedan al nuevo modelo", ha asegurado Vázquez. "COMPLEMENTARIO,

Pero no vinculante"

En cuanto a la influencia que el cónclave federal tendrá en los siguientes procesos que habrán de poner en marcha las estructuras autonómicas, provinciales y locales del partido, ha subrayado que se trata de "dos elementos completamente distintos" que, si bien "complementarios", no tienen "por qué ser vinculantes".

"Creo que los militantes gallegos tienen un modelo de congreso federal y van a tener otro de congreso gallego", ha juzgado, reiterando que se trata de procesos "absolutamente distintos y con muy poca vinculación entre sí".

Con la vista puesta en la cita de marzo, ha avanzado que el documento de debate está lleno de "ideas, proyectos, ilusiones y alternativas", de modo que cree "muy maduro" a su partido para "asumir responsabilidades en cualquier momento". Más aún, en un momento en que "la derecha en Galicia ya habla de adelanto electoral con unos tonos clarísimos".

Celebración de primarias

En cuanto a la celebración de primarias para elegir al candidato socialista a la presidencia del país y de las distintas comunidades, propuesta que saldrá adelante al figurar en los programas de ambos aspirantes a la Secretaría General del PSOE, Pachi Vázquez ha aseverado que "todos" están de acuerdo con este "elemento enriquecedor".

En su caso, si revalida su cargo al frente del PSdeG tendría, en cuestión de meses, que someterse de nuevo a la consideración de los militantes para optar a disputarle la Presidencia de la Xunta a Alberto Núñez Feijóo. Sin embargo, no siente que su liderazgo esté permanentemente en cuestión.

"Eso no representa ningún drama. Sólo tenemos la preocupación del calendario de la derecha gallega, cada vez más acorralada en su fracaso", ha indicado, para negar a renglón seguido que "se interprete eso como una cosa personal". "Es duro y farragoso, pero es nuestro método de trabajo", ha resuelto.

"Pero, siendo muy duro, me quedo con esto", ha sentenciado el dirigente socialista, quien ha censurado que el hijo del expresidente de la Diputación de Ourense "herede" la institución después de "heredar" el partido. "Es mejor tener debate y no esa vergüenza", ha concluido Pachi Vázquez.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.