¿Te acuerdas de Warhol?

Una singular exposición investiga en el Marco las estrategias subversivas que artistas contemporáneos y músicos comparten desde los sesenta.
Fotograma de un vídeo de Chicks on Speed.
Fotograma de un vídeo de Chicks on Speed.
Foto
Desde que Andy Warhol colaboró con la mítica The Velvet Underground en los años sesenta, la música popular y el arte contemporáneo ya no han dejado de mirarse a los ojos para compartir códigos, lenguajes, obsesiones, mensajes, actitudes o estéticas. De la mano del comisario Xabier Arakistain, el Marco investiga ahora la estrecha relación entre ambas esferas de la cultura en una singular propuesta expositiva: Switch on the power!Ruido y políticas musicales.

El vídeo, un soporte sin el cual resulta imposible entender la evolución de la música popular en los últimos 40 años, ha sido también clave para hallazgos expresivos como el happening, el body-art y las distintas maneras de afrontar la performance. Por eso las proyecciones constituyen la espina dorsal de esta muestra. La primera planta del Marco ha sido oscurecida, dotada de un sistema de sonido direccional y pintada enteramente de negro para facilitar el visionado de todos los trabajos.

La exposición que hoy se inaugura en el Marco, como revela su título, incide en el aspecto subversivo de estos discursos, desde creadores seminales como Andy Warhol, Laurie Anderson o Yoko Ono, de quien se muestra uno de sus últimos trabajos, Onochord (2004), hasta figuras más recientes, de uno y otro lado, como Chico y Chica, Begoña Muñoz o Chicks on Speed, un grupo femenino que también realizará una performance durante la semana inaugural de la muestra.

Desde la recreación de la cultura pop adolescente que Carles Congost realiza en Un mistique determinado, hasta el esteticismo deliberado de carreras como las de Alaska y Nacho Canut, música y arte se miran a los ojos.

* Marco. Príncipe, 54. Inauguración, hoy a las 20 horas. Mañana, de 11 a 21 horas. Domingo, entre las 11 y las 15 horas. Entrada: 3 euros.

Mira cómo me muevo

El cuerpo, ese oscuro objeto del deseo en el arte contemporáneo, ha sido también una obsesión de los músicos. El pop, el rock o la electrónica han tenido su propia exploración del cuerpo como realidad y representación, desde la liturgia del directo hasta la alquimia de la imagen promocional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento