Bush, "decepcionado" por el rechazo del Senado estadounidense a la enmienda contra las bodas gays

El rechazo del Senado a una enmienda constitucional que prohibiría el matrimonio entre homosexuales causó hoy reacciones encontradas en EEUU, que van desde la "decepción" de la Casa Blanca al alivio de los grupos de derechos civiles.
Un abrazo entre homosexuales (Foto: Reuters)
Un abrazo entre homosexuales (Foto: Reuters)
Susana Vera/REUTERS

El presidente estadounidense, George W. Bush, expresó en un comunicado su decepción por el rechazo del Senado a la enmienda, que había defendido con uñas y dientes.

"Doy las gracias a los senadores que apoyaron esta enmienda, pero estoy desilusionado porque el Senado no consiguió el número de votos necesario para llevar el proceso hacia adelante", indicó Bush.

Sin embargo, el mandatario confía en que la votación de hoy sólo sea "el comienzo de un nuevo capítulo" en este debate, que podría llevar varios años.

"Los fundadores de nuestra nación pusieron el listón muy alto para enmendar nuestra Constitución, y la historia nos ha demostrado que se pueden necesitar varios intentos antes de conseguir el apoyo de los dos tercios de ambas cámaras del Congreso", aseguró Bush.

A la voz del presidente se ha unido la del Consejo de Investigación Familiar -de marcada tendencia conservadora-, que denunció en un comunicado que el Senado "ignora" la voluntad de los ciudadanos.

Para el presidente de esta organización, Tony Perkins, "el Senado votó hoy contra el matrimonio y contra el pueblo estadounidense".

"Hasta 46 de los 50 estados han tomado medidas para definir el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, (pero) 48 senadores están sirviendo como portadores del anillo para las bodas del mismo sexo".

Por su parte, los legisladores demócratas mostraron su alegría por el rechazo de la enmienda, aunque esgrimieron diferentes argumentos.

La senadora Mary Landrieu "apoya con fuerza la definición de matrimonio como la unión sagrada entre un hombre y una mujer", si bien considera que la Constitución "ha dado la autoridad sobre esta materia a las asambleas estatales, no al Congreso", dijo en una nota.

El legislador Patrick Leahy aseguró, por su parte, que la enmienda pretende "introducir la discriminación en la Constitución".

Desde que en 1789 se aprobó la Constitución de EEUU, tan sólo se han introducido 27 enmiendas, la última en 1992, sobre el salario de los congresistas.

Actualmente sólo el estado de Massachusetts permite las bodas entre homosexuales, mientras que los de Vermont y Connecticut celebran uniones civiles y otros más ofrecen algún reconocimiento de la unión entre personas del mismo sexo.

El Pleno del Senadorechazó el miércoles una enmienda constitucional que hubiera prohibido el matrimonio entre homosexuales en Estados Unidos.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento