Crucero 'Costa Concordia'
Imagen fechada el día 14 de enero en la que se ve al capitán del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino, entrando a un vehículo policial en Grosseto. EFE

La jueza de instrucción italiana Valeria Montesarchio ha ordenado este martes el arresto domiciliario para Francesco Schettino, el capitán del crucero Costa Concordia que naufragó el viernes en aguas de la isla de Giglio (Italia), causando la muerte de al menos 11 personas.

Schettino corre el riesgo de ser condenado hasta a 15 años de prisiónLa jueza de Grosseto (centro de Italia) dictó esta medida tras someter a un interrogatorio en la sede del Tribunal de esta localidad italiana a Schettino, quien permanece detenido desde el pasado sábado, según informó el abogado del capitán, Bruno Leporatti. La Fiscalía, que había solicitado la prisión cautelar para Schettino, acusa al capitán de homicidio múltiple y abandono de nave y naufragio, por lo que corre el riesgo de ser condenado hasta a 15 años de prisión.

Schettino ha admitido ante la jueza de instrucción que se encontraba al mando de la nave en el momento en el que chocó contra las rocas en aguas de la isla italiana del Giglio el pasado viernes.

Así lo ha explicado este martes el fiscal Francesco Verusio, que explicó que la reconstrucción de los hechos facilitada por Schettino durante el interrogatorio no modifica el cuadro de acusaciones que pesan contra él por un naufragio en el que la compañía propietaria del buque, Costa Cruceros, ha admitido que hubo un "error humano" y que el capitán no respetó el reglamento, acercándose hasta unos 150 metros de la costa.

Ha reivindicado su papel en la dirección de la maniobra del barco tras el choque El abogado de Schettino, Bruno Leporatti, también informó posteriormente del contenido de ese interrogatorio, celebrado en la sede del Tribunal de Grosseto. Según explicó Leporatti, su defendido insistió ante la jueza en que no abandonó la nave y que con sus supuestas maniobras tras la colisión del barco, que llevaba 4.229 personas en el momento del naufragio, salvó la vida a "cientos, miles de personas".

Schettino "ha reivindicado su papel en la dirección de la maniobra del barco tras el choque", indicó a los periodistas el letrado, quien aseguró que no existe ninguna necesidad de que la jueza dicte medidas cautelares sobre el capitán del barco.

La comparecencia de Schettino ante la jueza ha coincidido con la publicación por parte del diario Corriere della Sera de una conversación telefónica entre el capitán y un responsable de la Capitanía de Puerto, en la que se desvela que el capitán abandonó la nave antes de evacuar a todos los pasajeros.