José María Aznar y Ana Botella
Imagen de archivo del expresidente José María Aznar y su esposa, Ana Botella. EFE

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha expresado su deseo de que, en su nueva posición, los críticos con ella no la juzguen por ser mujer del expresidente de Gobierno José María Aznar. A su juicio, eso sería "un machismo de los más antiguos" y "de otras épocas".

En una entrevista en la emisora de radio Onda Cero, Botella ha reiterado que tiene la "inmensa suerte" de llevar casada con una persona a la que admira y de la que ha aprendido "mucho" desde hace 35 años.

Tuve la inmensa suerte de hacer una carrera y hacer unas oposiciones"Y hace 35 años las cosas en España eran muy distintas. Por ejemplo, las mujeres no podíamos abrir una cuenta corriente sin permiso del padre o del marido, y yo tuve la inmensa suerte no sólo de estudiar una carrera, sino de hacer unas oposiciones al Cuerpo de Administradores Civiles del Estado", ha recordado.

Esto le permitió ser "independiente" de forma "real" -"La independencia sólo es de verdad si hay independencia económica", ha dicho-, siendo incluso la sostenedora de su familia durante el primer año de matrimonio, cuando ella ya trabajaba mientras Aznar aún terminaba sus estudios.

"Y luego he tenido la inmensa suerte de mi marido, que tiene un gran respeto por la persona que tiene al lado como por todo el mundo porque es una persona que respeta a los que tiene alrededor, con lo cual yo no he sentido jamás en mi vida ese machismo, y espero (no sentirlo ahora) porque realmente creo que eso ya es de otras épocas", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.