El secretario general de Cáritas, Antonio Sánchez, ha mandado un mensaje de tranquilidad a 30.000 familias de la Región de Murcia, a las que les ha garantizado que recibirán los alimentos que les correspondan.

Precisamente, en estos últimos 15 días del mes las parroquias ya están dispuestas para que estas familias, alrededor de 105.000 personas —cifra semejante a la de 2010— puedan recoger el lote correspondiente de alimentos, según el número de hijos.

El objetivo, según ha declarado a Europa Press Sánchez, es que estas familias "coman reunidas". Para ello, la navidad es una "buena" época, ya que "se ha hecho una campaña fuerte con colegios e instituciones y hemos llenado los almacenes centrales".

"Nadie se queda sin alimentos y todos comen", ha reiterado Sánchez, quien ha advertido, en función del número de personas que están necesitadas, que "no se puede más".

Aunque considera que "es difícil que aumente más" esta cifra, reconoce que los voluntarios de los equipos parroquiales "están desbordados en cantidad, porque no pueden atender a más gente; y en calidad, ya que cada familia no es simplemente darle el lote de alimentos, sino que se trata de que vengan, se les escuche y se establezca con ellos un proceso de acompañamiento para ayudarles a salir de la situación en la que se encuentran".

Nuevo perfil de pobreza:

Familias murcianas

En esta línea, ha comentado que la situación "no ha empeorado", precisamente porque "ha descendido el número de inmigrantes, ya que los que se han ido eran personas que acudían a Cáritas".

Por contra, desde Cáritas se ha detectado un mayor número de familias murcianas que acuden a la misma al "aumentar la pobreza". Perfiles que "no imaginábamos": el de un matrimonio, de mediana edad, entre los 30 y 35 años, con títulos superiores y parados que no pueden hacer frente a la realidad que tienen; cuando los primeros parados eran "familias jóvenes pero poco cualificadas".

De ahí que la labor de Cáritas, según ha explicado, es que "salgan de la situación en que se encuentran, ya que al final lo que generamos es dependencia de Cáritas, que tiene que ser precisamente un colchón ante la crisis para que las personas sufran lo menos posible y menos carencias posibles, pero lo que no puede ser es que sean dependientes; tenemos que trabajar para que sean independientes".

Las previsiones que se manejan no son optimistas, en el sentido de que "las cifras que se barajan a nivel social es una situación prebélica con más de millón y medio de familias con todos los miembros en paro". Por ello, aunque 2012 lo ven difícil, ha dejado claro que "se continuará con el mismo número de atenciones".

"Tenemos el convencimiento firme de que estamos haciendo lo que tenemos que hacer, de forma que buscaremos financiación por donde sea, ya que tenemos que tener la suficiente agilidad mental para buscar financiación para nuestras proyectos y Cáritas parroquiales", ha concluido Sánchez.

Consulta aquí más noticias de Murcia.