El Ayuntamiento de Soria clausurará mañana, 1 de enero, el vertedero del Bellosillo, por lo que ha reiterado su petición a la Junta de que presupueste el sellado de la instalación, y así "recuperar" la entrada norte de la ciudad, ya que la planta de reciclaje de Golmayo será ahora el destino de estos vertidos de la construcción, según explicaron a Europa Press fuentes consistoriales.

En este sentido, el Consistorio asegura que ha cumplido la normativa al proceder al cierre de la escombrera, que será total el 1 de enero de 2012, y al dar el relevo a la planta de reciclaje de Golmayo, por lo que espera que la Junta asuma el sellado, "tal y como ha comprometido en los presupuestos de los últimos años" con cantidades próximas a los 600.000 euros, y se consiga con esta doble actuación mejorar la entrada a la capital en el cerro del Bellosillo.

Además, está previsto que se prolongue la vigilancia en el vertedero durante el tiempo de transición para informar a las personas que se acerquen con escombros,a las que se disuadirá y remitirá al nuevo punto de reciclado y, por otro lado, se realizará una limpieza de determinadas zonas de la ciudad donde se han vertido escombros en algún momento para evitar la proliferación de puntos ilegales y que se conviertan en una alternativa no controlada del Bellosillo.

Dichas medidas irán acompañadas de la "lógica" campaña de información entre todos los colectivos afectados e interesados para que conozcan la nueva situación y se dirijan a Golmayo. El Ayuntamiento también exigirá que las empresas que tramiten licencia incluyan también el compromiso de reciclado.

Consulta aquí más noticias de Soria.