El presidente de BBK y futuro presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ha defendido el "carácter profesional" de los futuros consejeros de la nueva entidad financiera y, tras asegurar que están "satisfechos y tranquilos", pese a que hubiera preferido un acuerdo con "más consenso", ha advertido de que este órgano de dirección "no tiene vocación de interinidad", nace para cuatro años y que, si hay cambios, serían derivados de la aplicación de la ley.

Los presidentes de las tres cajas, Mario Fernández (BBK), Xabier Iturbe (Kutxa) y Carlos Zapatero (Vital) han comparecido este viernes en Bilbao para analizar el proceso de constitución del consejo de administración de Kutxabank, que contará con 15 representantes, diez propuestos por el PNV, cuatro por el PP y el último será el propio Zapatero.

En su comparecencia, han explicado que este mismo viernes han mantenido un encuentro con las personas que integrarán el nuevo consejo, con el objeto de conocerse y preparar su primera reunión prevista para el día 2, en la que se abordarán cuestiones de "carácter formal" para poner en marcha la entidad.

En concreto, en el orden del día figuran cuestiones como el nombramiento del presidente y de los dos vicepresidentes de la entidad, de los miembros de la comisión ejecutiva, de la comisión de auditoría, de la comisión delegada de riesgos y el otorgamiento de poderes, así como la aprobación del reglamento de consejo, entre otros.

Kutxabank cuenta ya con todas las autorizaciones pertinentes y el día 1, -cuando jurídicamente tiene efecto la integración de las tres cajas vascas-, una Junta de Accionistas nombrará al nuevo consejo y se modificará el nombre con el que se inscribió la nueva entidad (BBK Bank por Kutxabank). Ese mismo día, las tres cajas aportarán todos sus activos y pasivos, excepto a los relativos a Obra Social.

Ante la polémica suscitada en el ámbito político por la composición del consejo, después de que no haya sido posible un acuerdo con PSE-EE y Bildu que quedan fuera del mismo, Fernández ha señalado que sería "estúpido" que dijera que prefiere "un acuerdo con menos consenso que con más".

Sin embargo, ha indicado que ellos no han participado en el proceso de designación de los consejeros y, tras señalar que respeta las opiniones políticas que se han dado, ha afirmado que no iba a entrar en "ningún jardín político". Según ha agregado, las cuestiones políticas son "ajenas" y en lo que se está es en un "proyecto financiero".

Tampoco se ha querido pronunciar al respecto el presidente de Vital y ex viceconsejero de Trabajado en el Gobierno socialista de Patxi López, quien ha afirmado que ha vivido todo este proceso "trabajando", y "no hay ninguna observación que hacer, sin más". PROFESIONALES

Ante las críticas desde algunos ámbitos, ha defendido "sin duda alguna" el carácter profesional de las personas designadas. Tras indicar que algunos de los consejeros no los conocía, ha señalado que están muy satisfechos y "tranquilos" con el consejo de Kutxabank y que sus integrantes cumplen los "criterios de solvencia profesional y honorabilidad".

Fernández ha indicado que se ha buscado un "perfil parecido al que ha permitido que las tres cajas sean las más solventes del Estado español". "Es un perfil profesional que se ajusta perfectamente a la función", ha precisado.

En este sentido, ha asegurado que le "irrita" que existan "varas de medir distintas" y ha invitado a que se revisen los consejos de otras entidades. "No sé por qué razón alguien que hace un montón de años tuvo una actividad política, no puede ser consejero de este banco y sí de cualquier otro", ha señalado Fernández, quien ha manifestado que la actividad política es "tan lícita como registrador de la propiedad o bombero".

Fernández también ha precisado que este consejo no tiene vocación de interinidad, que su plazo de duración es de cuatro años y que el nombramiento de los consejeros se ha realizado respetando la actual Ley de Cajas.

En relación a la posibilidad de cambios futuros en el consejo, ha manifestado que, como ocurre en "cualquier entidad", si algún socio quiere solicitar alguna modificación "se aplicará la ley en cada momento". "El que puedan o no existir en el futuro cambios en el Consejo de administración -que es algo que puede ocurrir en cualquier sociedad- en todo caso serían cambios derivados de la aplicación de la ley", ha señalado Fernández, que ha descartado que sea un consejo inestable, ya que "no nace con carácter de interinidad y provisionalidad".

Estudiar posibilidades

Por otra parte, el presidente de BBK ha señalado que los primeros meses serán para la consolidación de Kutxabank, pero ha asegurado que ello no supone que vayan a renunciar a estudiar ninguna "posibilidad" para ganar tamaño.

Fernández ha insistido en que necesitan un "tamaño superior" y que, por tanto, aunque quieren dedicar una "buena parte de año" a la consolidación, "si alguien lanza la carrera antes, tendremos que compatibilizar las dos cosas" porque "no nos vamos a quedar fuera del proceso de reordenación".

No obstante, ha indicado que ello será siempre que no se ponga "en riesgo ni elementos esenciales de aportación y contribución a este país, ni nuestro capital, ni nuestra liquidez". "Estaremos expectantes", ha asegurado.

El directivo ha querido aclarar que, en este momento, no mantienen "ningún contacto, ni ninguna negociación en curso" con ninguna entidad, incluida Banca Cívica.

En relación con la cartera de participaciones industriales de la nueva entidad, ha señalado que tienen "bastante avanzado" un estudio sobre la misma, que se llevará en las próximas semanas al consejo. Fernández ha aseverado que hay participaciones "estratégicas" que quieren mantener y otras que no tienen ese carácter y "podrían entrar en alguna fase de desinversión", incluso por razones de carácter contable.

Por otro lado, respecto a los planes del nuevo Gobierno del PP sobre el sector financiero, ha señalado que por el discurso de investidura de Mariano Rajoy parece "evidente" que va a haber "novedades" en el sector, en relación a su reestructuración.

A su juicio, es un tema "muy relevante" y habrá que conocer las previsiones concretas del Gobierno. "Quiero pensar y estoy seguro de que ello ocurrirá así, que en esta fase de reestructuración del sector, se utilizarán criterios profesionales", ha precisado.

Respecto a la conveniencia o no de crear un 'banco malo', ha respondido que "depende", que sería necesario conocer la "letra pequeña", porque, según como se haga, puede tener "efectos muy negativos" para el sector.

Por otra parte, ante la queja de Confebask por la falta de crédito a las empresas, ha señalado que sería una "pésima decisión de gestión" y una "barbaridad" dar una "cifra de inversión crediticia".

Según ha manifestado, no se puede predeterminar esa cifra, ya que dependerá de la demanda que exista y, "en este momento, desgraciadamente", la demanda de "inversión nueva es un fenómeno tipo ovni" porque el 90 por ciento son refinanciaciones o ampliaciones de plazo y se están "atendiendo". Fernández ha asegurado que se "gana dinero" dando créditos, pero siempre con "una solvencia razonable".

Por último, ha señalado que, por parte de la cajas, se ha aprovechado la integración para realizar un esfuerzo y dotar más provisiones de las que se tienen por una "práctica de prudencia".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.