Justin Bieber
Justin Bieber, en la portada de 'Vanity Fair'. VANITY FAIR

Tener a un famoso en la portada de tu revista no es sinónimo de éxito. Si no, que se lo digan a Vanity Fair, cuyo número con Justin Bieber en primera página fue el menos vendido de su historia.

El joven cantante parece ser gafe para las portadas: aparte de Vanity Fair, su posado para Rolling Stone también supuso una caída en ventas, pero lo más reseñable es que tampoco hizo buenos números cuando protagonizó la primera página de Teen Vogue o People.

En 2011 ha habido otros casos como el de Bieber. Por ejemplo Justin Timberlake, que protagonizó la portada de Esquire y ese ejemplar cosechó los peores resultados del año.

Pero no todos los fracasos han tenido como protagonistas a famosos. Entre ellas existen ejemplos como el de Fergie. La cantante fue la imagen del número menos vendido del año de Allure.

Tampoco tuvo suerte Michelle Williams, que con su portada a lo Marilyn Monroe para Vogue desplomó las ventas, siendo el tercer número peor vendido del año.

Éxitos de ventas

En el lado opuesto se encuentra, por ejemplo, Mila Kunis. Kunis hizo que su portada en GQ fuese la más vendida del año, mientras que sus colaboraciones en otras cabeceras también se colaron entre las más vendidas, como su posado para Elle, el cuarto número más vendido del año.

La revista Elle también supo elegir bien cuando llamó a Sarah Jessica Parker para protagonizar su portada, que fue la tercera más vendida o su posado en Vogue, el tercer número más vendido de 2011.

Kim Kardashian siguió amortizando su imagen y consiguió que sus portadas en Cosmopolitan y Glamour fuesen las más vendidas del año. Para Marie Claire, las mejores cifras vinieron gracias al posado que hizo la actriz Jennifer Aniston.

Lady Gaga ha dado una de cal y una de arena. Su portada para Vogue fue la segunda más vendida del año. También hay que decir tuvo su lunar: su posado para Harpers Bazaar en octubre, supuso el tercer número con peores cifras del año.