El exresponsable de la tienda Milano de Madrid José Tomás ha asegurado este martes en el juicio de los trajes que tenía "orden" de los supuestos cabecillas de la red Gürtel Pablo Crespo y Álvaro Pérez el Bigotes de que a clientes como Francisco Camps "no se les cobrara" por los encargos realizados.

En su segunda jornada de declaración ante el tribunal que juzga al expresident de la Generalitat y al ex secretario general del PPCV Ricardo Costa por aceptar supuestamente regalos de la trama corrupta, Tomás (que este lunes negó que fuera sastre, como es conocido en esta causa) ha señalado que Camps no firmó nunca ninguna acreditación de haber recibido alguna de las prendas.

Échame una mano que cuando lo tuyo con tu jefe se resuelva te podré ayudar aquí en Valencia Además, ha reiterado que no siente animadversión hacia el expresidente valenciano y ha negado haber afirmado en diversos medios de comunicación que "Rajoy y él morirán juntos" o que iba a "acabar como una persona mentirosa".En su testimonio (que se ha prolongado durante más de dos horas, tras las siete de este lunes) ha vuelto a afirmar que las prendas supuestamente regaladas a ambos procesados las pagaba "siempre" Pablo Crespo.

El letrado de Camps le ha vuelto a preguntar por las conversaciones telefónicas que Tomás mantuvo con su defendido antes de prestar declaración y éste ha repetido que el expresident le dijo: "Échame una mano en esto que cuando lo tuyo con tu jefe se resuelva te podré ayudar aquí en Valencia en todo lo que necesites".

Boix le ha preguntado por la expresión "aquí abajo", en alusión a Valencia, que Tomás atribuyó a Camps, ya que a su juicio "ningún valenciano le expresa a uno de Madrid 'aquí abajo'".  Tomás ha afirmado que no recordaba los términos exactos, pero ha asegurado que el mensaje fue ese.

"El domingo (8 de febrero de 2009) cogí siempre el teléfono a Camps, desde la mañana hasta la noche, hablamos cada vez entre media hora y tres cuartos, me dijo que su mujer estaba llorando, que alguien podría tener una factura mía. Yo no tenía ni idea de lo que me esperaba en la declaración al día siguiente. Le dije que efectivamente los trajes habían sido devueltos, de las americanas no me acordé", ha añadido.

Este sueño ha tenido un final. Lo que salga de aquí me da igual La defensa de Camps ha preguntado cómo es posible que Camps se llevase cuatro trajes y tres americanas de Milano y devolviese solo los trajes, ya que al parecer el motivo de la devolución fue que no le venían bien. El testigo ha relatado los colores de esas americanas y ha asegurado que también necesitaron algún arreglo.

También ha afirmado que confeccionó varios pantalones para Camps cuando trabajaba en Forever Young y que puede "describir cómo le gustan los pantalones a Camps". Asimismo, a preguntas de Boix, ha señalado que ningún cliente firmaba ningún papel para que Crespo y Pérez, que eran quienes supuestamente pagaban las prendas, supiesen lo que realmente habían retirado.

En declaraciones a los medios de comunicación a su salida de la sede del Tribunal Superior de Justicia valenciano, Tomás ha dicho que quiere retomar su vida, que "bastante" se la han "alterado" ya. Preguntado sobre el futuro procesal del expresident de la Generalitat, ha señalado que él no es quién para opinar sobre esa cuestión: "No quiero volver a saber nada de esto", ha insistido. "Este sueño ha tenido un final. Lo que salga de aquí me da igual, no tengo ningún interés de ningún lado o de otro", afirma José Tomás.

Ni Camps ni Costa pagaron

Una cajera que trabajó en Milano entre 2003 y 2006 y en Forever Young más tarde ha afirmado que ni Francisco Camps, ni Ricardo Costa, pagaron sus prendas de vestir y que estas se anotaban en cuentas de Álvaro Pérez y Pablo Crespo. En su declaración, la testigo Ana Belén Luque ha afirmado que nunca vio a los imputados en Milano, pero ha dicho que sus prendas se anotaban en una cuenta denominada "Comunidad Valenciana" como pagos a cuenta que eran abonados por Crespo o Pérez.

Sus prendas se anotaban en una cuenta denominada "Comunidad Valenciana" Ha reconocido los documentos de venta que le ha mostrado la fiscalía y la acusación popular y los ha relacionado con dos inventarios de deudas pendientes que se elaboraron en 2006. Preguntada por el pago de esas deudas, esta testigo ha explicado que recuerda un talón abonado por Orange Market para pagar prendas de vestir del expresident, y que sabe que Costa era una de las personas que figuraban en esa misma cuenta.

Esta cajera ha negado haber participado en la elaboración de facturas falsas y ha explicado que Tomás "no manejaba el ordenador" porque no sabía y que "siempre pedía ayuda". La defensa de Ricardo Costa ha preguntado si la testigo conocía si el ex secretario general del PP valenciano había pagado o no sus encargos, cuestión que ha afirmado desconocer.

Además, la inadmisión una preguntas de su abogado ha soliviantado al expresident Camps, que ha empezado a gesticular y a realizar comentarios de rechazo desde el banco de los acusados y ha sido advertido hasta en tres ocasiones por el juez Climent. "Camps guarde silencio por favor. Guarde silencio o lo tendré que echar de la sala -ha reiterado-, si quiere hablar con su abogado hágalo en silencio y que no le escuche nadie", ha manifestado Climent, tras lo cual Camps se ha levantado y ha realizado unas indicaciones al oído de su abogado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.