Bomba
Imagen de archivo de una bomba de la II Guerra Mundial. ARCHIVO

Casi la mitad de la población de la ciudad alemana de Coblenza (suroeste del país), unas 45.000 personas, han sido evacuadas desde el pasado miércoles en una extraordinaria operación de desalojo tras el hallazgo de una bomba de dos toneladas sin estallar que lanzaron las Fuerzas Aéreas Británicas (RAF) durante la Segunda Guerra Mundial sobre el Rin. La evacuación transcurrió sin problemas, aseguró el portavoz de los bomberos Manfred Morschhäuser.

La bomba, de seis metros de longitud y conocida como 'Blockbuster', ha sido descubierta después de que las aguas del río descendieran a su nivel más bajo en 65 años por la falta de lluvias sobre la región.

Evacuación masiva

La mayor evacuación en Alemania para desactivar una bomba desde el final de la II Guerra Mundial comenzó el pasado miércoles con el traslado de los pacientes de las unidades de cuidados intensivos de dos hospitales, a los que siguieron este sábado los enfermos ingresados en otros departamentos, así como siete residencias de ancianos.

El operativo de evacuación incluye cerca de 2.500 efectivos El amplio operativo incluye cerca de 2.500 efectivos, entre los que figuran 600 bomberos, 400 enfermeros y 600 conductores para 300 ambulancias y 330 policías, así como miembros de Protección Civil y del Ejército.

Entre el viernes y el sábado fue evacuado un centro penitenciario. Además, las comunicaciones regionales hasta Coblenza por ferrocarril y carretera quedaron interrumpidas desde este domingo y hasta después de la desactivación de los artefactos.

El plan de desactivación consiste en dragar primero el agua que queda en esa parte del río antes de extraer el detonador, una labor especialmente delicada dada la corrosión que ha sufrido el artefacto a lo largo de las décadas, según informa el rotativo británico Daily Mail.

Durante la guerra, Coblenza era un centro de operaciones del Ejército alemán y un objetivo permanente de RAF, que bombardeó las instalaciones en numerosas ocasiones. Un 87% de la ciudad fue destruida a lo largo de los ataques aéreos realizados por las fuerzas aliadas tras el desembarco en Normandía, en 1944.