El proyecto musical Positive Generation. Voces por un futuro sin sida surgió del azar. El artista Alejandro Sanz acompañó a un equipo de Médicos Sin Fronteras a Zimbaue para observar el trabajo sobre el terreno y soñó un disco: MSF utiliza la música como vehículo de sensibilización del VIH en Zimbaue para explicar la enfermedad a pacientes y familiares y luchar contra el estigma social.

Estos coros a capella –formados por personas que se han visto afectados por el VIH– conmovieron al artista madrileño. Regresó a España y explicó el proyecto al productor Javier Limón. Y meses más tarde viajaban por carreteras secundarias del sur de África en un jeep reconvertido en estudio de sonido para grabar y dar voz a estos grupos.

El resultado final es un libro-disco con base musical zimbauense y temas de artistas de la talla de Andrés Calamaro, Estrella Morente, ElBicho o Antonio Carmona. Paralelamente a este proyecto, el director de cine David Trueba ha realizado un documental sobre la labor de sensibilización de los coros y los grupos de apoyo de MSF en Zimbaue que se emitirá en La 2 de TVE.

El Fondo Mundial contra el Sida suspenderá la siguiente reposición de fondos La recaudación del disco irá destinada íntegramente a combatir el VIH en Zimbaue. Este país es el tercero más afectado por la pandemia en el sur del continente africano con una tasa de incidencia del 14%. Hay 1,2 millones de personas con VIH y, entre ellas, 150.000 niños. De hecho, la mayor desigualdad se da en el sida infantil.

"Mientras en los países desarrollados, gracias a los programas de prevención, hace años que apenas nacen niños infectados por el virus, en África Subsahariana, las cifras de recién nacidos con VIH siguen siendo inaceptables. Más aún cuando sabemos con certeza que sin tratamiento la mitad de ellos no alcanzará los dos años de vida", explica Teresa Sancristóval, responsable del programa de MSF en Zimbaue Positive Generation.

El Gobierno y MSF han realizado un trabajo titánico para mejorar los programas nacionales de VIH. Actualmente, recibe medicamentos el 63% de las personas contagiadas y la cobertura médica ha permitido reducir en un 42% las muertes relacionadas con el VIH en el mismo periodo.

Sin embargo, la decisión del Fondo Mundial contra el Sida de suspender la siguiente reposición de fondos por la falta de apoyos de los países donantes hacen peligrar el trabajo realizado hasta la fecha. "La situación es gravísima. En más de una década de tratamientos de pacientes con VIH nunca hemos estado en un momento tan prometedor, situados ante la posibilidad real de para esta pandemia", matiza Sancristóval.