Botella actuará contra el ruido de los bares de Azca y Centro

  • El Ayuntamiento de Madrid asegura que antes de fin de año tomará medidas.
  • Los locales que hagan mucho ruido podrían ser obligados a cerrar antes.
  • El Consistorio sanciona con 300 euros al que genere estruendo con el botellón.
Varios jóvenes haciendo botellón.
Varios jóvenes haciendo botellón.
ARCHIVO

Las noches de Azca (Tetuán) y Centro (en concreto, en los barrios de Chueca, Malasaña, Huertas y La Latina) no volverán a ser las mismas a partir de 2012, aunque solo si la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, cumple su palabra y, como afirmó ayer, «antes de fin de año» presenta el mapa del ruido de estas dos zonas de la capital junto con sus correspondientes medidas correctoras.

Esto, en la práctica, significaría que Azca y Centro serían catalogadas Zonas de Especial Protección Acústica. Una forma de luchar contra el ruido nocturno muy similar a la que han ejecutado otros consistorios de España (como Valencia y sus zonas ZAS) y que ya se puso en práctica en 2010 en los bajos de Aurrerá (Chamberí) como experiencia piloto.

El nombramiento supuso para estos bares la suspensión de licencias para la creación de nuevos locales de ocio nocturno así como limitación horaria (obligación de cerrar una hora antes) e, incluso, en casos muy graves, el cierre de negocios. Aún así, el Ayuntamiento aún no ha especificado si el camino a seguir en Azca y Centro será el mismo que en Aurrerá ya que "son distritos muy diferentes", según explicaba ayer un portavoz del Gobierno local.

El anuncio de esta medida se produce, precisamente, tan solo unos meses después de que el Consistorio flexibilizara la normativa para la instalación de terrazas, que también generan ruido. Solo en los primeros meses del año el Ayuntamiento recibió un 16% más de solicitudes para instalar veladores que en 2010.

Los vecinos, a favor

Los vecinos se muestran a favor de la medida: "Era una vieja reclamación. Lo que no entendemos es que el Ayuntamiento haya tardado tanto en ejecutarla", señala Isabel Rodríguez, portavoz de la asociación de vecinos de Universidad. Sin embargo, los empresarios de ocio nocturno se muestran algo más contrariados.

Precisamente, también el miécoles, Noche Madrid, la asociación de empresas del ocio nocturno de la comunidad, publicaba una encuesta  en la que se confirmaba que a los madrileños les preocupa más el ruido del botellón que el de los bares. "Se actúa contra el ruido nocturno, pero no contra el tráfico, que es la primera causa de molestias en Madrid", apostilla Juan José Blardony, director general de la asociación de hosteleros La Viña.

Es más, desde el 15 de marzo de este año el Consistorio sanciona con multas de 300 euros al que genere estruendo con el botellón. Desde entonces, y hasta el 31 de octubre, se han impuesto 571 multas, 76 al mes. En este sentido, una de las medidas que contemplan las zonas de protección acústica es limitar la venta de alcohol en las tiendas del área.

Los próximos, Tetuán y Vistalegre

Las próximas zonas de copas que podrían ser catalogadas como Zonas de Especial Protección Acústica, en caso de que se detecte que superan los 55 decibelios, como establece la normativa, podrían ser la Avenida de Brasil, la calle de Doctor Santero (ambas en Tetuán) y Vistalegre (Carabanchel) donde el Ayuntamiento de Madrid ya ha comenzado a instalar monitores de medición.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento