Mariano Rajoy
Mariano Rajoy trabajando en su despacho de la calle Génova. Diego Crespo / EFE

El Partido Popular debe aprovechar la arrolladora victoria del domingo para lanzar "una reforma estructural y fiscal ambiciosa y radical" que sorprenda positivamente a los mercados, según afirma este martes la agencia Fitch.

Esta agencia de calificación, que el pasado 7 de octubre bajó la calificación de España de AA+ a AA-, mantiene la perspectiva negativa para el país.

La deuda pública en España alcanzará este año el 72% del PIB, una cifra que se mantendrá estable No obstante, advierte que la nota podría empeorar si no se cumplen los objetivos de déficit, si empeoran las perspectivas de crecimiento o se disparan los costes de la recapitalización de la banca.

En un comunicado difundido este martes, Fitch Ratings reitera que el próximo Gobierno del Partido Popular, que tendrá una mayoría absoluta en el Congreso, "necesita legislar medidas adicionales para cumplir los objetivos de déficit contenidos en el Programa de Estabilidad del país", que es el 6% del PIB.

Para la agencia, el PP debe aprovechar el extraordinario apoyo de las urnas como una "ventana de oportunidad" para impulsar las reformas.

"Si quiere mejorar las expectativas de los mercados sobre su capacidad para impulsar el crecimiento y reducir la deuda dentro de los límites de la eurozona, debe sorprender positivamente a los inversores con un programa de reformas fiscales y estructurales ambicioso y radical", señala la calificadora.

España, recuerda la agencia, "tiene un compromiso con la disciplina fiscal, así como un sólida demostración de medidas recientes adoptadas para cumplir sus objetivos fiscales".

La deuda pública en España alcanzará este año el 72% del PIB, una cifra que se mantendrá estable pese al encarecimiento de las ultimas subastas.

Riesgos que ponen el peligro los objetivos

La agencia no oculta que existen riesgos que ponen en peligro las perspectivas españolas, debido a la intensificación de la crisis de la deuda europea, a la subida de su propia prima de riesgo, y al recorte de las previsiones de crecimiento.

Otro de los grandes riesgos que podrían impedir a España cumplir con los objetivos de déficit son las comunidades autónomas, que en la primera parte del año contribuyeron al déficit con el 1,2% del PIB.

Esta cifra está levemente por debajo del objetivo de déficit para todo el año, y la agencia deduce que el Gobierno central deberá ser más exigente con sus medidas para poder cumplir el objetivo del 6%.

Lo mismo dice S&P

Por su parte, la agencia Standard & Poors anunció el lunesque mantenía su calificación de la deuda soberana y las perspectivas negativas para España pese a la contundente victoria del Partido Popular (PP) en las elecciones del domingo. "La clara mayoría obtenida por el Partido Popular puede facilitar la implementación de medidas de reforma", afirmó la agencia en un informe en el que reiteraba las "débiles perspectivas" de crecimiento económico, el alto nivel de paro y rigidez del mercado laboral español.

Standard & Poors rebajó a mediados de octubre la calificación de la deuda soberana española a largo plazo, al pasarla desde "AA" hasta "AA-", con perspectiva negativa, por las débiles perspectivas de crecimiento. La agencia confió en que el nuevo gobierno que deberá formar Mariano Rajoy tras su victoria de a conocer "en breve" las medidas concretas que espera adoptar para combatir el déficit, los elevados niveles de desempleo y los problemas de deuda.