Los dibujos que Rodin hacía cada día a un modelo diferente

  • El gran maestro de la escultura moderna dibujó siempre, pero desde que cumplió 60 años no practicó ningún otro género.
  • Relllenó 7.000 páginas de cuadernos de pintura con los dibujos que hacía a diario y siempre a un modelo distinto.
  • El Museo Rodin de Paris expone 'Capturando al modelo', una selección de la obra de los últimos 30 años de vida del artista.
Uno de los dibujos de Rodin que se exponen en París
Uno de los dibujos de Rodin que se exponen en París
© Musée Rodin - Photo : Jean de Calan

Conocemos a Auguste Rodin el escultor, pero ¿sabemos algo del dibujante?. La pregunta la formulan los responsables del Museo Rodin de París, que atesora la mayor cantidad de obras del artista.

La respuesta, en buena parte de los casos, será negativa. Rodin (1840-1917), al que con justicia se ha llamado "el primer moderno" de las artes tridimensionales al conjugar el clasicismo con una visión completamente nueva, es públicamente admirado por su escultura y monumentos públicos.

El museo quiere que las cosas cambien y que sea valorado también como un gran dibujante. La exposición La saisie du modèle: Rodin, 300 dessins, 1890-1917 (Capturando al modelo: Rodin, 300 dibujos, 1890-1917) es una idónea manera de empezar.

Dibujar por placer

Desde que cumplió 60 años Rodin no practicó ningún otro género. Dibujaba desde niño, pero siempre lo hizo como un paso previo para realizar bocetos, apuntes o proyectos de esculturas. Durante los últimos treinta años de vida, dibujó por placer.

Hacía al menos un dibujo cada día y siempre con modelos humanos. Nunca repetía: cada día posaba ante él un modelo distinto, fuese hombre o mujer.

Con tal constancia reunió una impresionante colección de piezas: ocupan 7.000 páginas de cuadernos de dibujo. Todos forman parte de la colección permanente del Museo Rodin.

La saisie du modèle: Rodin, 300 dessins, 1890-1917 representa la "última manifestación del genio" de Rodin, dicen los responsables de la selección de 300 de las láminas originales.

La exposición muestra series amplias (las Psychés, las Femmes au peignoir y las Danseuses), pequeños apuntes a tinta y acuarela, una colección de dibujos de bailarinas camboyanas y las obras finales, repletas de color, que Rodin pintó a partir de 1910.

La técnica, la línea sintética y contínua y la relación  entre los cuerpos y el espacio son de una asombrosa belleza. Rodin había llegado a tal extremo de maestría que era capaz de capturar el gesto y el movimiento con una técnica naturalista abierta y transgresora.

"Su libertad al dibujar contribuyó a abrir un espacio inmenso para los artistas del siglo XX", dicen los organizadores de la exposición. "La verdadera misión de esta muestra es que los espectadores sientan esa libertad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento