Rouco Varela ofrece apoyo al nuevo Gobierno del PP
El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela. Juanjo Guillén / EFE

El cardenal-arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, ha deseado este lunes a quienes han sido elegidos para gobernar "en tiempos tan difíciles" que desempeñen su "noble y decisiva tarea" con "acierto, serenidad y espíritu de servicio".

En la conferencia inaugural de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela ha ofrecido su "humilde colaboración" y el "apoyo espiritual" de todos los católicos al nuevo gobierno del Partido Popular, que alcanzó la mayoría absoluta en las elecciones celebradas este domingo.

Se necesita otra evangelización ante una cultura familiar herida en España.El presidente de la Conferencia Episcopal ha afirmado que "urge intensificar" la respuesta pastoral ante la "gravísima" crisis económica y ha considerado necesario incrementar los recursos económicos, a través de Cáritas, para acrecentar la solidaridad con quienes más sufren los efectos de la crisis.

La pérdida de valores morales, culpable de la crisis

Al referirse a "las causas más profundas de la crisis", Rouco Varela ha dicho que se trata, "en síntesis y en el fondo, de la pérdida de valores morales, que va de la mano del relativismo y del olvido de Dios y de su santa ley".

A su juicio, las consecuencias son "la corrupción política y económica, la codicia, la búsqueda del propio interés a toda costa, el menosprecio de la vida humana mediante políticas y conductas abortistas y antinatalistas, la desproporción y la disolución institucional del matrimonio y de la familia, la instrumentalización y el deterioro de la educación". "Todo ello -agregó- no puede conducir más que a situaciones sociales y económicas muy delicadas".

El presidente de la Conferencia Episcopal Española ha apostado por una educación integral, "que no se reduzca a una pobre y a veces inmoral transmisión de conocimientos, sino que capacite a los jóvenes para el desarrollo de todas sus posibilidades humanas".

Los obispos también abordarán en su reunión, que se prolongará a lo largo de la semana, la "nueva evangelización" ante una cultura matrimonial y familiar "gravemente herida, en España y en el mundo, por el individualismo hedonista y el positivismo jurídico, a los que ha conducido el alejamiento de Dios y de la verdadera humanidad".