Juicio por la muerte de Marta del Castillo
Miguel Carcaño, asesino confeso de Marta del Castillo, durante la segunda jornada del juicio por la violación y muerte de la joven en la Audiencia Provincial de Sevilla. EFE

El asesino confeso de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, ha negado este martes la violación de la joven y ha atribuido su muerte a un accidente cuando la golpeó con un cenicero en la cabeza tras una discusión.

Nos acaloramos, había un cenicero encima de la mesa del ordenador y le di un golpe En la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Sevilla, Carcaño -que ha dado hasta ocho versiones distintas de lo ocurrido en su vivienda de Sevilla en enero de 2009-  ha vuelto a una de sus primeras declaraciones y ha atribuido la muerte de Marta a que se puso nervioso y se enfadó cuando la víctima le reprochó su nueva relación sentimental y le pidió que volviese con ella.

"Nos acaloramos, había un cenicero encima de la mesa del ordenador y le di un golpe", ha explicado Carcaño a preguntas del fiscal, en una declaración con mucha frialdad y sin aparentar ningún nerviosismo.

Carcaño ha asegurado que Marta cayó al suelo, él se asustó y en ese momento llegó al piso el menor de edad apodado 'El Cuco', con quien comprobó con ayuda de un tensiómetro que no tenía pulso. Según Carcaño, sacaron el cuerpo en una silla de ruedas y lo introdujeron en un coche Opel Astra de color rojo tumbado en el asiento de atrás.

Ha añadido que entre 'El Cuco' y su amigo también acusado Samuel Benítez se deshicieron del cuerpo mientras él se quedó limpiando el piso. Preguntado por el lugar donde fue arrojado el cuerpo, ha respondido: "Me comentaron algo del río pero no especificaron el lugar". A preguntas del fiscal, Miguel Carcaño ha dicho que desconoce donde se enuentra el cadáver de Marta y que dio tantas versiones de su paradero porque "me presionaban". Carcaño ha negado la violación, algo que se inventó porque en prisión le dijeron "que si le juzgaba un jurado popular lo tenía todo perdido".

El asesino confeso de Marta del Castillo ha reconocido que hizo dos llamadas al móvil de la víctima, sabiendo que estaba muerta, "para justificarse". También ha añadido que Samuel le contó que habían arrojado el cuerpo al río "en la pasarela de Camas" pero luego no pudo hacerle más preguntas . Carcaño ha exculpado en todo momento a su hermano, Francisco Javier Delgado.

Peticiones previas desestimadas

El tribunal que juzga a los cuatro adultos acusados de la desaparición dio paso al interrogatorio de los acusados tras rechazar todas las medidas previas de la defensa y la acusación, entre ellas la cuestión de inconstitucionalidad solicitada por los padres de la joven.

La familia de Marta está viviendo una situación "muy difícil" Tras la declaración de Miguel Carcaño, el tío de Marta del Castillo, Javier Casanueva, ha considerado que el asesino confeso de su sobrina ha incurrido en "errores y sinsentidos" durante su declaración y ha calificado como "insólito y falto de veracidad" que manifieste no saber dónde está el cuerpo. En declaraciones a los periodistas a las puertas de la Audiencia, Casanueva ha expresado que la familia está viviendo una situación "muy difícil" y ha citado entre los "errores" de la declaración de Carcaño el hecho de que afirme que "sacaron el cadáver a las 21.30 horas a un contenedor de León XIII cuando se trata de una avenida muy transitada".

Además Casanueva ha mantenido que tanto la familia como la Fiscalía creen "al 99%" la versión de que hubo violación y asesinato, puesto que la Policía Científica "tiene pruebas de que así fue".

Antes de la vista, la familia de la joven sevillana Marta del Castillo había resaltado la importancia de las escuchas telefónicas que se van a reproducir en el juicio y pidió menos protección para los cuatro acusados y que los medios pudieran grabar sus caras. Antonio del Castillo ha especificado que “toda España” tiene derecho a “verle cara” a los imputados, como ha ocurrido en juicios como el del 'caso Malaya'.

La llegada de los acusados

A primera hora de la mañana los acusados llegaron a la Audiencia entre una gran expectación de los medios de comunicación. Los primeros han sido el hermano del asesino confeso, Francisco Javier Delgado, y su novia, María García, sobre las 9.10 horas, con gafas de sol y la cara tapada.

Apenas diez minutos después ha llegado andando Samuel Benítez acompañado de un familiar que, ante la presencia de los medios ha tropezado y caído al suelo, y momentos después ha defendido la inocencia de Samuel. El asesino confeso, Miguel Carcaño, ha llegado poco antes de las diez en un furgón de la Guardia Civil, directamente de la cárcel de Morón de la Frontera a la cochera de la Audiencia.

Por su parte, de la familia de Marta han acudido el padre, Antonio del Castillo, el abuelo y el tío, mientras que la madre, Eva Casanueva, se ha quedado en casa para descansar, ya que hasta que declaren en juicio tendrán que esperar en una sala habilitada.

Antonio del Castillo ha señalado a los periodistas que durante el juicio "se está protegiendo la cara" de los acusados y que la familia tiene derecho a que todo el mundo pueda verlos. Ha indicado que cree que Carcaño "no va a decir nada nuevo" y que se acogerá a la versión "que más le convenga".

En la primera jornada del juicio, el tribunal que juzga la violación y muerte de la joven Marta del Castillo suspendió la sesión para estudiar las cuestiones previas de inconstitucionalidad y nulidad planteadas por la defensa y la acusación particular, que han sido finalmente desestimadas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.