El Tribunal Supremo (TS) ha dado la razón a los ecosocialistas y ha desestimado el recurso de casación presentado por Basf en contra de una anterior sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que decretó nula la Autorización Ambiental concedida a la compañía en 2003 para fabricar productos químicos en sus instalaciones de Tarragona.

La empresa ha respondido este martes en un comunicado que todas las actividades que lleva a cabo en sus seis plantas de Tarragona "están amparadas por una adecuada, válida y vigente Autorización Ambiental" de la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat de noviembre de 2007 y no por la que es objeto de la sentencia de 2003.

Sin embargo, el abogado experto en temas de medio ambiente Albert Calduch ha asegurado en un comunicado que si existiese una autorización de 2007 sería incongruente con la actuación de la Generalitat porque "hubiesen puesto en conocimiento del TS su existencia" para decir que no sería necesario dictar sentencia.

El abogado también ha asegurado que no se les ha notificado el inicio del expediente por lo que "esta supuesta autorización de 2007 sería nula" al tener la condición de interesados, y tampoco se les ha permitido examinar la documentación de la misma.

Con esta confirmación de la anulación del TS, Basf perdería la autorización ambiental concedida la Conselleria el 3 de octubre de 2003.

El Grup d'Estudis i Protecció del Ecosistemes Catalans-Ecologistes de Catalunya (GEPEC-EdC), que ha interpusto el recurso, también se ha felicitado por la sentencia "que supone un paso adelante en la protección del medio ambiente" y ha pedido a la Generalitat que actúe inmediatamente.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.