El futuro de Olabeaga, un interrogante tras seis años de proyectos

Iñaki Azkuna y José Luis Bilbao explicarán hoy a los vecinos si se ha aparcado el plan de rehabilitación. «Hay ansiedad», dicen.
José Antonio Bardisa, portavoz vecinal, ayer, en su barrio.
José Antonio Bardisa, portavoz vecinal, ayer, en su barrio.
M. R.
Olabeaga se convertirá en un barrio estratégico para el nuevo Bilbao pero, a día de hoy y casi seis años después de las primeras ideas de revitalización, el futuro del barrio no es más que un boceto sin acabar. Desde el año 2000, se han aparcado dos proyectos, el elaborado por la UPV y el de la arquitecta Zaha Hadid, que han supuesto un total de 120.000 euros a las arcas públicas.

Los principales afectados por esta «falta de planificación» son los vecinos, «hartos de escuchar proyectos faraónicos y promesas de una y otra parte», dicen. La ansiedad de los residentes, fruto de la incertidumbre que viven, ha llegado hasta tal punto que «el médico está atendiendo cada día a muchos más pacientes por este motivo», sostiene José Antonio Bardisa, portavoz de la plataforma Olabeaga Bizirik.

«No tenemos un proyecto para el barrio y no sabemos cuándo lo vamos a tener», explica Zuriñe del Cerro, portavoz de la Asociación de Familias de Olabeaga.

Hoy, después de varios meses de solicitudes, podrán preguntar sus dudas al alcalde, Iñaki Azkuna, y al diputado general, José Luis Bilbao, que acudirán al centro cívico del barrio a las 20.00 h.

La principal duda reside en el futuro de sus viviendas. Aunque el plan de Zaha Hadid hablaba de muy pocos derribos, este plan se modificó por completo al presentar el futuro San Mamés y la facultad de la UPV en la feria de Muestras. Los vecinos tampoco saben cómo les afectarán los futuros accesos a Bilbao. «No queremos otros Sabino Arana», se quejan.

El PSE-EE de Bilbao, por este motivo, planteará en el pleno del próximo 25 de mayo una iniciativa para que el Ayuntamiento responda a todas estas cuestiones.

¿Cuándo arreglamos la fachada?

La preocupación que se vive en Olabeaga está incidiendo en el abandono del barrio en algunos casos. Muchos vecinos no saben si acometer la reforma de su fachada al desconocer si su edificio será uno de los que se derribará. La situación se traslada al interior de las viviendas. Tampoco se abren negocios y pocos jóvenes se quieren quedar a vivir. «Mucha gente mayor no sabe ni si va a poder morir en su casa», cuentan en el barrio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento