Bruselas
La sede de la UE, en Bruselas. EFE

Las autoridades comunitarias estudian planes destinados a capitalizar dieciséis bancos que estuvieron a punto de suspender las pruebas de solvencia (estrés test) del pasado verano, entre ellos siete españoles, informa este viernes el diario Financial Times (FT).

El periódico económico británico cita a las entidades españolas Banco Popular Español, Bankinter, Caixa Galicia, BFA-Bankia, Banca Cívica, Caixa Ontinyent y Banco De Sabadell. Sin embargo, tanto dichas entidades como el Banco de España han negado que necesiten recapitalización alguna.

Esta medida forma parte de los esfuerzos coordinados para tranquilizar a los mercados sobre la fortaleza del sector bancario comunitario, subraya el Financial Times. Según fuentes francesas citadas por el rotativo, los dieciséis bancos pueden buscar nuevos fondos de forma inmediata.

Los dieciséis bancos pueden buscar nuevos fondos de forma inmediata El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, ya había indicado que no descartaba que "algunos bancos necesiten ayuda del Estado", aunque insistió en que su voluntad es que la capitalización de las entidades identificadas por sus carencias en las pruebas de estrés "se haga en primer lugar con medios privados".

El FT comenta que, si bien hubo conjeturas de que la banca de Francia buscaba capital, ningún banco francés está entre los 16.

Además de los siete españoles, están los alemanes HSH Nordbank y Norddeuttsche Landesbank; los griegos Piraeus Bank y Hellenic Postbank; los portugueses Espiritu Santo y Banco Portugués, en tanto que de Chipre figura el Marfin Popular Bank, de Italia el Banco Popolare, y de Eslovenia el Nova Ljubljanska Banka.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, siglas en inglés) sometió a prueba a 91 instituciones bancarias en caso de un escenario económico difícil, de las que ocho suspendieron y se les pidió que buscaran más capital para finales de diciembre, recuerda el FT.

Además, la EBA dio a los 16 bancos citados un plazo de varios meses -hasta abril de 2012- para que pongan en marcha planes para mejorar su capital. Según la información, si bien se espera que los bancos busquen primero ayuda en el sector privado, los funcionarios comunitarios no descartan una ayuda estatal.

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, extendió la semana pasada a los bancos el régimen especial de ayuda estatal, establecido durante la crisis de 2008. Una portavoz de la EBA dijo que la Autoridad trabaja con los supervisores nacionales a fin de identificar y abordar las necesidades de capitalización.

Desmentido rotundo

Las entidades españolas afectadas desmintieron este viernes con contundencia que necesiten más capital. El Banco Popular desmintió "rotundamente" que necesite recapitalizarse. Por su parte, Bankia aseguró que "tiene sus necesidades de capital cubiertas, tras su reciente salida a bolsa el pasado 20 de julio, cuando captó 3.000 millones de euros".

Ninguna entidad española necesita capital adicional Desde Bankinter, por su parte, desmintieron igualmente que necesiten más capital, y aseguraron que cumplen con las exigencias del Banco de España en esta materia. El portavoz del Banco Sabadell, Gabriel Martínez, indicó también que la entidad catalana está "cómodamente capitalizada, y aún más si incluimos las obligaciones convertibles, que computan como capital de primera calidad".

El Banco de España insistió en que las entidades españolas no necesitan más recapitalización que la establecida en el Real Decreto de Reforma del Sistema Financiero aprobado en febrero, que se está cumpliendo según el calendario previsto. "Ninguna entidad española necesita capital adicional" para cumplir con el 5% de capital principal que exigían las autoridades europeas bancarias. Además, dijeron las fuentes, las siete entidades españolas que quedaron entre el 5% y el 7% "sobrepasaron el 6,5%".

En cualquier caso, el Banco de España recordó que la aplicación del Real Decreto 2/2011 de Reforma del Sistema Financiero, aprobado en febrero, hará que todas las entidades del sector tengan a 30 de septiembre unos niveles de capital superiores al 8% en el caso de los bancos y al 10 % en el de las cajas.