La agencia de medición de riesgos Standard & Poor's (S&P) anunció este lunes por sorpresa una rebaja de la calificación de la deuda soberana de Italia, al pasarla de "A+" a "A" con perspectiva negativa, por considerar que las previsiones de crecimiento de la economía italiana se han "debilitado".

"La rebaja refleja nuestra visión de que la frágil coalición que gobierna en Italia y las diferentes políticas dentro del Parlamento seguirán limitando la habilidad del Gobierno para responder de forma decisiva a los retos internos y al entorno macroeconómico externo", indicó S&P en un comunicado de prensa.

La reducción
del ritmo de la actividad económica hará difícil alcanzar las metas fiscales revisadas por
el Gobierno
La agencia aseguró que su rebaja se debe a factores políticos y económicos, y en concreto vaticinó que una demanda externa tenue, las medidas de austeridad del Gobierno y una creciente presión "al alza" en los coste de financiación del sector público y privado "resultarán en un debilitamiento del crecimiento" de Italia.

"La reducción del ritmo de la actividad económica hará difícil alcanzar las metas fiscales revisadas por el Gobierno", indicó S&P, que añadió que la respuesta de las autoridades a la reciente presión de los mercados sugiere que se mantendrá "la incertidumbre política sobre los medios para afrontar los desafíos económicos".

De esta forma, la agencia consideró que el objetivo de ahorrar 60.000 millones de euros podría no materializarse por la debilidad de las previsiones de crecimiento, porque dos tercios de los ahorros dependen de aumentos de la recaudación en un país con una alta carga tributaria y la anticipada subida de los tipos de interés.

"Callejón sin salida"

Standard & Poors subrayó también que ante la convocatoria de las elecciones previstas para 2013 y la "endeble" posición parlamentaria del Gobierno de Silvio Berlusconi, no queda claro el margen de maniobra que tienen las autoridades para salir del "callejón sin salida" en el que se encuentran.

La decisión de modificar la nota de la deuda soberana de Italia se conoce seis semanas después de que S&P anunciara el pasado 5 de agosto una histórica rebaja de la calificación de la deuda de Estados Unidos, al pasarla de "AAA", la máxima nota posible, a un escalón menos "AA+".

El pasado 1 de julio, la agencia de calificación aseguró que en Italia se mantenían los riesgos relativos a su elevado endeudamiento público, a pesar del plan de ajuste presupuestario de 47.000 millones de euros para 2011-2014 aprobado un día antes por el Gobierno de Berlusconi.

Respuesta del Gobierno italiano

El Gobierno italiano asegura que las conclusiones en las que se basa S&P para rebajar la calificación de la deuda soberana de Italia están dictadas por lo que cuentan los periódicos y no se basan en la realidad. "Las evaluaciones de Standard & Poor's parecen más dictadas por lo que cuentan los periódicos que por la realidad y están influenciadas por consideraciones políticas", señala el Ejecutivo italiano en un comunicado.

Por ello, el Gobierno de Silvio Berlusconi matizó en su comunicado que "siempre ha obtenido la confianza del Parlamento, demostrando la solidez de su mayoría".

La rebaja ha disparado la prima de riesgo italiana Asimismo, en la nota se recuerda que "Italia ha aprobado recientemente intervenciones que prevén el equilibrio presupuestario en 2013 y que el Gobierno organiza medidas a favor del crecimiento, cuyos frutos se verán ya a corto o medio plazo".

Las conclusiones de S&P han hecho que se dispare este martes la prima de riesgo de Italia, que se mide con el diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán del mismo plazo, que ha llegado a los 399,3 puntos, mientras que la Bolsa de Milán abrió en negativo con su selectivo, FTSE MIB, que bajaba un 1,05%.

Standard & Poor's (S&P) aseguró posteriormente en una nota que sus evaluaciones son "apolíticas", en respuesta al Gobierno italiano. "Las evaluaciones de S&P están basadas en un análisis detallado e independiente de las perspectivas económicas y fiscales de Italia, y sobre las hipótesis relativas a la marcha de la deuda, como se muestra ampliamente en los dos informes publicados", escribe S&P.