Según las investigaciones, el inicio del fuego, que quemó ocho hectáreas de los parajes de Valcomuna y Palomares, se debió a la negligencia en la quema de poda de olivo.