La Federación de Confrarías de Pescadores de Pontevedra aboga por estrechar la colaboración de la vigilancia de los pósitos con el Servizo de Gardacostas ante el repunte del furtivismo en las rías gallegas.

En un comunicado, el colectivo atribuye el aumento de furtivos a la crisis económica "generalizada en la sociedad", al igual que lo hizo este miércoles la conselleira do Mar, Rosa Quintana.

Al respecto de la lucha contra esta "lacra", comenta que "en muchas ocasiones se dice que no se cuenta con efectivos suficientes". "Pero si se programase un trabajo más en conjunto, seguro que se reduciría en gran medida esta práctica ilegal", subraya.

A su juicio, no son las familias "que lo están pasando mal" el "problema", sino "los grupos organizados tierra-mar que extraen grandes cantidades de producto con fines lucrativos y para comercializar en establecimientos públicos".

La federación hace un llamamiento a la "responsabilidad de aquellos que adquieren productos del mar de forma fraudulenta y sin pasar por los canales legales de seguridad alimentaria".

"Que nadie se equivoque", advierte en un texto que firma el presidente de la federación, José Antonio Gómez Castro. "Es cierto que el mar es de dominio público, ahora bien, la explotación de sus recursos no", destaca.

"hartos de tanta crítica y demagogia"

"Estamos hartos de tanta crítica y demagogia de ciertos iluminados e ignorantes que desconocen el papel real de las cofradías de pescadores, que no es otro que velar por los intereses socioeconómicos de sus afiliados", asevera Gómez Castro.

Por último, y como solución "a medio plazo", apunta a la concesión de nuevos permisos de explotación para el marisqueo con el objetivo de "integrar gran parte de la gente que faena de forma ilegal". "Y de una vez por todas, tipificar el furtivismo como delito penal", remacha.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.