La cantante estadounidense Katy Perry, con tres galardones, incluido el de mejor vídeo del año por Firework, hizo buenos los pronósticos y se convirtió en la gran vencedora de la 28 edición de los Video Music Awards, los premios del canal MTV dedicados a los mejores vídeos musicales del año.

Perry, que partía como favorita con nueve candidaturas, se llevó además la estatuillas a los mejores efectos especiales y a la mejor colaboración, ambos por E.T., junto a Kanye West.

Beyoncé Knowles ganó una estatuilla a la mejor coreografía, por 'Run the World'

La británica Adele brilló también con tres galardones en las categorías de mejor edición, mejor dirección artística y mejor fotografía por el vídeo de su célebre canción, Rolling in the Deep.

Esas tres estatuillas se anunciaron antes del comienzo de la gala televisada, que se alargó por espacio de dos horas y media en el Teatro Nokia, de Los Ángeles (California).

Lady Gaga, que volvió a dar la nota al aparecer vestida como un hombre (un alter ego conocido como Jo Calderone), obtuvo dos premios: el de mejor vídeo con mensaje y mejor vídeo femenino, ambos por Born This Way.

Beyoncé Knowles, que en la alfombra roja del evento anunció que está embarazada, ganó una estatuilla a la mejor coreografía, por Run the World (Girls), mientras que Britney Spears, que fue homenajeada, se llevó el premio al mejor vídeo pop, por Till the World Ends.

Por su parte, Justin Bieber consiguió el trofeo al mejor vídeo masculino, por U Smile, en tanto que Foo Fighters hicieron lo propio con el mejor vídeo de rock, por Walk. Asimismo Nicki Minaj se llevó el galardón al mejor vídeo de hip-hop, por Super Bass, y Tyler The Creator fue nombrado mejor artista novel.

El momento más íntimo llegó con el tributo dedicado a la fallecida Amy Winehouse, presentado por su colega Russell Brand. "Era un genio", afirmó el esposo de Katy Perry, quien explicó que al conocerla por primera vez le pareció "una chica ordinaria con un pelo extraordinario", pero que tras escuchar cómo cantaba, supo al momento que era un talento único.

Su discurso fue continuado por el mítico Tony Bennett, quien mostró unos segundos del dueto que realizó con Winehouse poco antes de que la cantante británica falleciera en julio, y por Bruno Mars, que hizo vibrar al público con una versión de Valerie, uno de los éxitos de Winehouse.