Las bandas criminales especializadas en asaltar viviendas siguen actuando por toda la geografía española. Cinco encapuchados entraron ayer a punta de pistola en dos chalés de la urbanización El Castillo, de Zaragoza. Los dos asaltos se produjeron muy temprano, a las cinco de la mañana, cuando los inquilinos de las dos viviendas estaban durmiendo.

En una de las casas, donde sólo reside una mujer de 50 años, los ladrones se llevaron 30.000 euros en metálico y joyas, tras pegar a la dueña y amenazarla poniéndole una pistola en la cabeza.

Después de dar su primer golpe, entraron en el chalé de enfrente. Allí despertaron a un matrimonio y a sus dos hijos. También los golpearon y les robaron, aunque no ha trascendido la cantidad.
La Policía Nacional cree que los cinco miembros de esta banda eran de nacionalidad rumana.

Tercero de la semana

Es el tercer suceso de este tipo en cuatro días. El lunes, cuatro encapuchados irrumpieron en un chalé de Matadepera (Barcelona). Al no encontrar dinero, se llevaron a la dueña y a su hijo para que lo sacaran de sus tarjetas. Fueron abandonados en el maletero de un coche. El miércoles, otra banda armada asaltó un chalé en Viana de Cega (Valladolid). El dueño de la casa se encuentra hospitalizado grave.

El atraco más sangriento  de este tipo se produjo en enero. Un empresario mató a tiros a dos delincuentes que habían entrado a robar en su chalé de la localidad de Canals (en Valencia).

Cada día se roban 1.164 casas

¿Cuántos?: Según la patronal de las aseguradoras, Unespa, cada año se desvalijan 425.000 hogares en España, 1.164 al día.

¿Cuándo?: La Policía y la Guardia Civil alertan de que estas bandas están cambiando sus hábitos. Ahora asaltan las viviendas muy temprano. No les importa encontrar a los dueños dentro para que les indiquen donde guardan el dinero y las joyas. Van armados y son muy violentos.

¿Quiénes?: Las bandas suramericanas y de Europa del Este son las más especializadas en este tipo de delitos. En diciembre del año pasado, la Guardia Civil desarticuló en Madrid uno de los grupos más peligrosos. Aunque sólo estaba formado por tres ciudadanos albaneses, habían asaltado 250 chalés en sólo cuatro meses.

Cómo protegerse

En función de la casa: «No es lo mismo proteger un cuarto piso en un urbanización cerrada que un chalé con finca», explica Carlos Valenciano, de Prosegur.

Qué hace falta: En un piso en altura es suficiente con un detector magnético por si fuerzan la puerta, y detectores volumétricos (de movimiento) en el interior. Si se tiene un chalé con jardín, es conveniente, además, contar con un sistema de seguridad perimetral: más detectores en fachada y ventanas y en el jardín.

Tiempo de respuesta: Todas las alarmas están conectadas a una central y ésta, a la Policía. El tiempo de respuesta es «de pocos segundos». Algunas empresas ofrecen un servicio extra de vigilantes en moto que acuden al domicilio ante cualquier anomalía.

Precios: Desde 400 euros la instalación y, luego, 24 euros al mes.

Cada año, más: El 70% de las alarmas han sido contratadas por chalés. Su instalación ha crecido un 30% en dos años.