Banco Central Europeo
El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet. ARCHIVO

El Banco Central Europeo (BCE) compró la semana pasada deuda soberana de la zona del euro por valor de 22.000 millones de euros, que incluyen bonos de España, Italia, Portugal e Irlanda, lo que supone el triple de las adquisiciones habituales y marca un récord en la zona euro.

El BCE ha estado 19 semanas seguidas sin intervenir en el mercado secundario de deuda públicaEl BCE ha intervenido de nuevo en el mercado secundario de deuda pública de la zona del euro, tras no haberlo hecho durante diecinueve semanas consecutivas, desde finales de marzo.

La entidad monetaria europea no especifica los países de los que ha adquirido la deuda pero informó el 7 de agosto de que iba a proceder a adquirir bonos de España e Italia tras los ataques especulativos.

Según algunos operadores de los mercados, el BCE compró la pasada semana deuda de España e Italia y el 4 y 5 de agosto bonos soberanos de Portugal e Irlanda.

Hasta ahora el BCE ha adquirido deuda pública de la zona del euro por valor de 96.000 millones de euros.

La cantidad semanal más alta de deuda adquirida hasta ahora fue de 16.500 millones de euros, en mayo de 2010 cuando los mercados penalizaban a Grecia.

El 4 de agosto el consejo de gobierno del BCE decidió mantener el programa de compra de deuda pública para ayudar a los países que atraviesan dificultades de financiación pese a la oposición del presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y el economista jefe del BCE, el también alemán Jürgen Stark.

Los gobernadores de los bancos centrales de Holanda, Luxemburgo y Finlandia también se opusieron, según algunos medios de comunicación.

Los gobernadores de los bancos centrales de países como Holanda o Finlandia se opusieron a la compra de deudaEl BCE ha sido muy criticado por adquirir deuda soberana de España e Italia desde el lunes de la semana pasada, si bien esta intervención ha contribuido a bajar la rentabilidad de los bonos a diez años de estos dos países.

El interés de los bonos españoles a diez años bajaba este lunes al 4,97% y el de los bonos italianos al 4,89%, tras haber superado el 6 % en ambos casos en julio y comienzos de agosto, hasta que el BCE comenzara a intervenir. La rentabilidad del Bund (bono alemán a 10 años) se situaba en el 2,33 %.

El BCE decidió tomar esta medida para calmar a los mercados, tras los duros ataques especialmente a España y a Italia durante varios días.

Tras esta decisión del organismo financiero europeo, la prima de riesgo de ambos países, que se había disparado hasta más de los 400 puntos en España, registró un considerable descenso, alentada por esta compra de deuda.