'Untitled #474', 2008
Uno de los autorretratos de Cindy Sherman Courtesy the artist and Metro Pictures, New York. © 2011 Cindy Sherman

Dice sentirse "anónima" en sus autorretratos. Incluso niega que se trate de retratos de sí misma y prefiere considerarse una "mujer invisible" adoptando la forma de otra.

Desde hace casi cuarenta años, Cindy Sherman (Glen Ridge - Estados Unidos, 1954) se ha fotografiado emulando a reinas, actrices de películas, mujeres del renacimiento, protagonistas de cuadros, locutoras de televisión y culaquier otra encarnación. Es siempre ella misma, pero sus fotos juegan con la desaparición de la identidad y la proyección múltiple de personalidades.

El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) está ultimando la mayor antología hasta la fecha de esta fotógrafa post-moderna y transgresora a quien se considera una de las figuras centrales del arte contemporáneo. La muestra reunirá casi dos centenares de obras de todas las épocas de Sherman.

Neurosis contemporánea y roles sexuales

Al retratarse a sí misma, esta fotógrafa, que en su vida personal es esquiva y se cuida de no revelar demasiado sobre su intimidad, pretende sugerir una reflexión incesante sobre la mujer y su papel en el mundo. Sus visiones, que ironizan en torno a la neurosis contemporánea, la dominación y los roles sexuales, son abrasivas.

También es bastante peculiar la forma de trabajo de Sherman, que siempre ha preferido moverse en soledad y no acudir al trabajo en equipo. Sus fotos son de estudio y en la producción y preparación, frecuentemente compleja, no interviene nadie más que ella, que se encarga de cada parte del proceso: desde la idea inicial hasta el maquillaje, la peluquería, el vestuario, el estilismo, la escenografía, pasando, claro, por todas las fases fotográficas.

Sus hábiles mascaradas son sorprendentes e intrigantes A través de su carrera, dicen los organizadores de la exposición, Sherman ha desarrollado una "elocuente y provocativa exploración de la identidad contemporánea". Sus "hábiles mascaradas", añaden, "han creado una sorprendente e intrigante variedad de caracteres que resuenan profundamente en nuestra cultura visual".

La muestra del MoMA estará estructurada en torno a los grandes ejes temáticos de la fotografía de Sherman: artificio y ficción; cine y performance; horror y grotesco; mitos y cuentos de hadas y género e identidad.