Piscina pública
Vista de una piscina pública. Alejandro García / EFE

Un niño de tres años ha muerto este miércoles en un hospital de Barcelona tras sufrir un ahogamiento en la piscina de Can Dragó. Los socorristas y los servicios de emergencias le reanimaron en la instalación durante más de una hora y el menor pudo ser trasladado al hospital en estado crítico. Allí falleció poco tiempo después.

El niño, según las primeras informaciones, se sintió indispuesto en la piscina mientras participaba en unas actividades de verano, organizadas por una entidad social del barrio barcelonés del Raval.

Ingresó en el hospital en estado crítico Según han informado fuentes sanitarias, de emergencias y municipales, el menor sufrió un episodio de ahogamiento hacia las dos de la tarde en la piscina del distrito de Nou Barris, y fue trasladado al hospital de Vall d'Hebrón, donde ingresó en estado crítico.

El niño formaba parte de un grupo de quince menores acompañados de cinco monitores, tal y como exige la ratio prevista en la normativa municipal.

La teniente de alcalde de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes, Maite Fandos, Maite Fandos ha explicado que, a la vista de los registros de entrada de la piscina, el grupo del que formaba parte el niño fallecido cumplía la normativa prevista en cuanto al número de monitores que deben acompañar a los menores para entrar en una instalación deportiva.

¿Un corte de digestión?

Fandos ha señalado que en la piscina también había cinco socorristas, por lo que "cumplía con los requisitos en cuanto al número de socorristas, según el número de usuarios posibles de la piscina, aunque había muchos menos niños de lo habitual".

La piscina cumplía los requisitos en cuanto a número de socorristas Tras lamentar la muerte del niño y expresar su "tristeza total" por el suceso, Fandos ha señalado que el ayuntamiento está a la espera de los resultados de la investigación, que está en manos de los Mossos d'Esquadra.

La teniente de alcalde ha explicado que, hasta que no se disponga de los resultados de la autopsia, no se sabrá si el niño "se ha ahogado o ha sufrido un corte de digestión, porque -el accidente- ha sido después de comer".

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para aclarar las circunstancias del accidente, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona ha activado el protocolo de atención psicológica que ofrece el servicio de Emergencias Sociales para atender a los otros niños del "casal" que organizaba las actividades y a sus monitores.

Hechos similares

El complejo de piscinas de Can Dragó, el más grande de Barcelona, es de titularidad municipal, y lo gestiona la Unió Barcelonina d'Activitats Esportives (UBAE).  En 1998, otro niño de cuatro años murió también ahogado en el complejo mientras participaba en una excursión organizada por una guardería, cuya directora fue condenada a un año y medio de prisión por imprudencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.