Discurso de Ben Alí
El expresidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí, durante un discurso retransmitido por televisión. REUTERS / TV ESTATAL DE TÚNEZ

El depuesto presidente tunecino Zine el Abidine Ben Alí ha sido sentenciado este lunes en rebeldía a 15 años y seis meses de cárcel por posesión ilegal de armas y estupefacientes por un tribunal de lo penal de primera instancia de Túnez.

Según la abogada tunecina Radia Nasrawi, Ben Alí tendrá que pagar, además, 108.000 dinares tunecinos (unos 52.000 euros).

Esta es la segunda sentencia que se emite contra el exmandatario, que el 14 de febrero huyó a Arabia Saudí, donde se encuentra desde entonces junto a su familia, y que fue condenado el pasado 20 de junio a 35 años de cárcel por malversación de fondos públicos.

El abogado de Ben Alí, Hosni Beyi, había solicitado al juez del tribunal al comienzo de la sesión de este lunes un aplazamiento para preparar mejor la defensa y tratar de convencer al depuesto presidente de que regresara a Túnez.

El juez se negó a posponer el comienzo del juicio, que tenía que haberse iniciado el pasado 30 de junio, pero que fue pospuesto debido a una huelga de magistrados, por lo que Beyi abandonó la sala.

100 cargos pendientes

El depuesto presidente, que gobernó Túnez durante 23 años hasta las revueltas populares de diciembre que le obligaron a abandonar el país, tiene pendiente responder a casi un centenar de cargos.

Los cargos que se le imputan ante la justicia civil van desde la corrupción hasta el blanqueo de dinero Entre ellos están los de homicidio, abuso del poder y complot contra la seguridad del Estado, que serán juzgados por tribunales militares. En las revueltas populares que llevaron a la caída del régimen de Ben Alí murieron unas 300 personas.

Además, han reclamado su presencia los tribunales de numerosas ciudades del país, entre ellas Soussa, Monastir, La Manouba, Gabes, Ariana, Sidi Bouzid y Gafsa.

Los cargos que se le imputan ante la justicia civil van desde la corrupción hasta el blanqueo de dinero, pasando por la malversación de fondos y otros supuestos delitos.

La mujer de Ben Alí, Leila Trabelsi, fue sentenciada junto a su marido en el primer proceso contra él a otros 35 años de cárcel y a pagar 45 millones de euros.