La Escuela de arte José María Cruz Novillo cuenta desde este miércoles con 100 grabados de la Divina Comedia de Salvador Dalí. El coleccionista alcarreño, Florencio de la Fuente, ha cedido esta obra a la escuela que en agradecimiento, ha puesto el nombre de la Fuente a la biblioteca del centro.

Florencio de la Fuente nació en 1.926 en Villanueva de Guadamejud, trabajó como pastor con su padre y a raíz de una operación de oído tuvo que desplazarse a Madrid. Según ha explicado, en rueda de prensa, en la capital madrileña se "enamoró" de un primer cuadro que compró a plazos con su sueldo como recadista en una tienda de alimentación: también conoció a varias familias muy influyentes con las que se introdujo en el mundo del arte.

Poco a poco y con su esfuerzo se ha convertido en un importante coleccionista nacional e internacional. Tiene un museo en Requena y otro en Huete y ha anunciado que tiene pensado abrir otro en su pueblo, Villanueva de Guadamejud (Cuenca). Además, ha anunciado que tiene en mente diferentes proyectos, alguno de ellos para Cuenca.

A cambio de la cesión de los grabados de Dalí, la Escuela de Arte Cruz Novillo y la delegación de Cultura en Cuenca han entregado a La Fuente un ejemplar de la Divina Comedia ilustrado por Miquel Barceló.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.